Miércoles, 12 Octubre 2016 13:49

Moris, un actual constante

Escrito por  Natalì Boglione

El pasado fin de semana se celebró en El Diablito Bar un homenaje al rockero Mauricio Moris Birabent. El evento estuvo a cargo de Santiago Beretta y Toni Temple, recitando sus textos y cantando sus canciones en un popurrí acústico. “No me explico por qué no tiene el reconocimiento que debería tener. A veces es dejado de lado cuando se habla de la historia del rock nacional”, señaló Toni antes del show.

El género ya se carga encima medio siglo. Ha atravesado por distintas etapas, dictaduras, gobiernos, músicos y transformaciones musicales. Ha ido buscando su rumbo, mutando. Ha padecido grandes tragedias como Cromañón y pérdidas irreparables como la muerte del Flaco Spinetta, por mencionar una. Pero nada de eso pudo acabar con el rock argentino.

Uno de los precursores en esta materia fue Mauricio Moris Birabent. Hace 50 años se publicaba Rebelde, su primer sencillo junto a Los Beatniks, que sería el primero del rock en castellano. Para la difusión de este material siguieron con la lógica del nombre que le dieron y decidieron hacer su show en las calles porteñas, arriba de una camioneta con un discurso antimilitarista y a favor del amor libre. Sí, en pleno gobierno de Onganía.

Lograron salir en la tapa de la sensacionalista revista Así, que luego fue censurada. La historia cierra con la banda encarcelada durante tres días y la disolución posterior de los Beatniks tras las bajas ventas de Rebelde.

En 1970 lanza Treinta minutos de vida, su primer disco solista con colaboraciones de Pappo, Javier Martínez y Claudo Gabis. Contiene los temas más populares como El Oso, De nada sirve, Ayer nomas y Pato trabaja en una carnicería. En este momento, empieza a empoderarse la figura de Moris como rockero.

Toni Temple, músico y organizador del homenaje, expuso ante la gente un popurrí acústico de los temas más emblemáticos de Moris. Entre canción y canción, la voz de Santiago Beretta recitaba algunos de sus textos más significativos.
Previo al show, en una entrevista con La Brújula, Toni Temple explicó quién es realmente Mauricio Birabent.

¿Qué representa Moris para el rock argentino?

Más allá de haber sido una influencia en lo musical, Moris también lo ha sido en el aspecto ético de un rockero. Tiene un mensaje en sus letras que tiene que ver con pensar en el otro, desde una sencillez, desde el sentido común… Eso es lo que siempre me conmovió de Moris.

Moris fue uno de los primeros que se jugaron mucho con lo que decían. Hizo temas que hoy por hoy son muy actuales. Su carrera comenzó durante la dictadura de Onganía, y lo que él decía en Rebelde era un mensaje muy complicado. Su primer disco, 30 minutos de vida,  tiene temas que hablan de la sexualidad de una manera que hoy sigue siendo actual. Era un tipo con un pensamiento tan claro que atravesó los tiempos. Eso es lo más valioso de él, se jugó con lo que decía y nunca se calló nada.

¿Se devaluó de algún modo su imagen en torno a las grandes figuras del rock?

Si hay una razón por la cual los grandes medios del rock no le dieron cabida, es por su discurso. Cada vez que se presenta una canción de Moris es algo fuerte, no es algo que sea aceptado por el común de la sociedad. Hablaba de la pose “macha” en plena época tanguera, y eso no era algo de lo que se hablaba en su momento. Los medios querían que el molde siga siendo el mismo. Ellos son los grandes hacedores y deshacedores de estrellas. Moris siempre estuvo ajeno a lo comercial, por eso nunca llegó a los grandes medios de la música.

Si bien hay mucha gente que no conoce más que El Oso o algunos grandes éxitos, es porque eso es lo único que les llegó de los grandes medios. Pero la realidad es que Mauricio Birabent no sólo atravesó generaciones sino también estilos musicales, de hecho hizo un pase por el punk rock y se lo respeta mucho ahí también. Tuvo una banda no hace mucho que hacía música electrónica con algo de hip hop.

No me explico por qué no tiene el reconocimiento que debería tener. A veces es dejado de lado cuando se habla de la historia del rock nacional y se presenta a los grandes iconos. Moris es un tipo que siempre hizo lo que quiso. Ahora, por ejemplo, con setenta y cuatro años, está por grabar un disco de tango en inglés bajo la idea de que si los ingleses trajeron el rock y lo hicimos en español en Argentina, hay que invadir Inglaterra con el tango… y me encanta porque lo hace desde la autenticidad.

¿Qué destaca a Moris por sobre otros músicos?

Moris tiene la característica de los tipos auténticos, y esos tipos tienen las cosas muy claras. Es muy crítico y muy consciente de lo que se dice o se deja de decir, y se divierte con eso. Tiene una sensibilidad tremenda, y al mismo tiempo sabe racionar las situaciones actuales de los momentos que va viviendo. Por eso es un tipo que no se quedó en el ayer; no siguió haciendo El Oso toda la vida, como hicieron otros músicos.

Hoy Moris continúa con su esencia y lleva tatuado en sus dedos la palabra NO porque, como explicó él mismo en una entrevista reciente , “la rebeldía es decirle no al común denominador de la sociedad”.

Fotografía: Adolfo Corts