Viernes, 15 Septiembre 2017 16:37

Maldonado en las escuelas: “Tenemos un posicionamiento, lo que no puedo promover es el pensamiento único"

Escrito por  Ignacio Cagliero

El debate en las escuelas sobre la desaparición de Santiago Maldonado, generó un sin fin de ideas encontradas. Gustavo Terés, secretario General de Amsafe Rosario, se refirió a los materiales distribuidos por CTERA, en los que se sugerían pautas para el abordaje del caso. Destacó la libertad de cátedra y se posicionó a favor de que se hable del tema en las aulas, pero en contra de “promover un pensamiento único”.

El caso Santiago Maldonado es tema de agenda en los medios y en la sociedad argentina desde hace un mes. Además de las especulaciones que se generaron en torno a su desaparición el 1º de agosto pasado en Chubut, el debate se instaló en las escuelas.

El 30 de agosto, en el marco del Día Internacional del Detenido Desaparecido, la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) difundió materiales para el abordaje del tema en los diferentes niveles educativos. Los manuales también proponían actividades como charlas, radios abiertas y la inclusión del nombre de Santiago en las listas de asistencias. A partir de esto, se desató la polémica: ¿Deben los docentes tratar el caso Maldonado?

En diálogo con La Brújula de la Semana, el secretario General de la Asociación de Magisterio de Santa Fe (Amsafe) Rosario, Gustavo Terés señaló la “extrema preocupación” que genera la desaparición forzada de una persona en democracia.
En ese sentido, resaltó la lucha por la aparición con vida de Maldonado y la interpelación al Estado: “Creemos que el desempeño de la ministra (de Seguridad, Patricia) Bullrich ha sido por demás errático. Y creemos que el poder político que gobierna a una fuerza de seguridad, es decir el poder civil, debería separarse de esa posición; no asumir una posición corporativa y profundizar la investigación, que es lo que no se está haciendo”, afirmó.

Por otro lado, destacó la movilización del 1º de septiembre, cuando miles de personas se manifestaron en distintos puntos del país exigiendo la aparición con vida del artesano. También calificó al reclamo como “una causa justa”, que no está teñida por “banderías partidarias”, y expresó que la mayoría de la gente “no soporta convertirse en rehén de una disputa electoral”.

“Esto no es una dictadura, es una democracia; y que en una democracia haya desaparecidos hace que tengamos que tener una lucha muy potente. Primero, porque se deteriora la democracia, se devalúan las instituciones; y en segundo lugar, evitar que esto no se naturalice”, remarcó.

Maldonado en las escuelas

Respecto al abordaje del caso, Terés hizo hincapié en la profundidad con la que se instaló en los medios y la comunidad. Señaló que la escuela es “una caja de resonancia” de los distintos problemas que impactan en la sociedad: “Se discute sobre narcotráfico, violencia de género, el acoso y el bullying, sobre la desigualdad y la pobreza”, detalló. Y agregó: “Cómo no se va a tratar esto que tiene una intensidad muy grande. Lo que es muy importante es el posicionamiento de una escuela pública”.

Al respecto, resaltó la existencia de la libertad de cátedra para abordar este tema, definida por la Unesco como el derecho humano que brinda la “libertad de enseñar y debatir sin verse limitado por doctrinas instituidas”. Asimismo, manifestó que aquellos docentes que no se sientan en condiciones o que por sus convicciones no deseen tratar el tema, “no pueden ser obligados a hacerlo”. Y también aquel que tenga “una opinión diferente”, puede expresarla y tratarla con los alumnos.

“Ese es el valor de la escuela, lo que no se puede hacer es politiquería, trabajo de adoctrinamiento. Que un profesor se posicione es legítimo; pero de ahí a que pretenda que su posicionamiento sea la opinión de los chicos, no es legítimo”, explicó.

Manuales de CTERA

Sobre la polémica por el reparto de manuales que orientaban sobre cómo abordar el caso Maldonado, Terés aclaró: “Tenemos un posicionamiento, lo que no puedo promover es el pensamiento único, porque ahí sí empobrezco”. Y llamó a revalorizar la escuela como un “lugar de la palabra”, porque cuando desaparece la palabra aparecen “situaciones agresivas”.

“Asumo una posición más liberal, pero sí defiendo la libertad de pensamiento y no renuncio a mis principios. No voy a bajar ninguna bandera, pero voy  a permitir al otro pensar distinto”, remarcó el docente. Y acotó: “La escuela no es una manifestación donde más o menos vamos todos los que estamos de acuerdo. En la escuela están los hijos de los gendarmes, yo los tengo. Sobre esa realidad tengo que trabajar”.

Escuela no partidaria, pero sí politizada

El secretario General de Amsafe Rosario insistió en no plantear una “política partidaria”: “Acá ni a favor ni en contra del gobierno, ni K ni anti K. Esa brecha obturaba cualquier tipo de intervención. El reclamo por justicia, el reclamo por aparición con vida, la interpelación que se le hace al Estado para que asuma el rol, es el posicionamiento necesario. Y por supuesto en las escuelas no puede inhibirse a tratar ningún tema”.

También recordó que la educación en Argentina se formó a partir de un “fuerte debate político” en la sociedad: “Si algo hizo (Domingo Faustino) Sarmiento fue politizar el sistema educativo. El ser nacional muchas veces se construyó a partir de las escuelas, con sus rituales, con sus actos”, finalizó.

La entrevista completa en La Brújula de la Semana.