Jueves, 24 Noviembre 2016 18:08

Gabby De Cicco, una palabra liberadora

Escrito por  Ignacio Benitez - Fotografías: Mariano Basavilbaso

La poesía de Gabby De Cicco y su activismo lésbico son insolubles, van de la mano todo el tiempo, escribe sin ataduras, no le importa el qué dirán y lo deja en claro en su último libro “La tierra de los mil caballos”.

Esta edición de Baltasara Editora muestra una estirpe ecléctica contagiada de inspiraciones musicales que van, principalmente, desde la cantante Patti Smith, pasando por Amy Winehouse y Kurt Cobain hasta llegar a Leonardo Favio entre otros y, también, aparece el reflejo de escritores como Arthur  Rimbaud o Aldo Oliva. Un libro con una carga política contundente que sin embargo no pierde su lírica. De Cicco llegó al bar Pichangú para hablar sobre su última publicación, mismo lugar en el que presentó su libro y no fue casual la elección del sitio, ya que prefiere los Espacios Cuturales de Rosario (ECUR).

Activar

El activismo de Gabby De Cicco, a diferencia de sus primeros años, pasa más por el arte que la barricada –la calle-  y sigue demostrando que su poesía se basa en accionar, su motto es "Lo personal/poético es político". “Yo prefiero llamar activismo a militancia, activo para llevar adelante un cambio en las ideas, siempre fui independiente y mi compromiso fue la visibilidad” dijo, dejando en claro que nunca participó en ningún partido político y con respecto a la visibilidad agregó “yo a eso lo cambié, entendí que cada unx hace lo que puede a su debido tiempo; en mi juventud a los veinte o treinta sentía que teníamos que ser todes visibles y ahora pienso que tenemos que ser visibles, pero ahora soy consciente de que para muchas personas no es fácil y antes eso no lo aceptaba mucho. Hay diferentes situaciones y contextos, no obstante, colegas creen que presentarse como lesbiana o feminista les puede jugar en contra por cómo la gente lo puede llegar a tomar y tenemos que saber que eso es problema de la gente, acá no hay qué dirán”.

La poesía cumplió un rol fundamental para despertar el activismo de Gabby De Cicco. "La salida del closet mía fue en 1990, estaba estudiando letras e hice una ponencia en la facultad sobre el libro de Diana Bellessi ´Eroica´ que salió en el año 1988, allí aparece un yo poético lésbico, todos los poemas rondan sobre eso. Para mí significó una ´volada de cabeza´, me abrió la puerta para poder hablar de mis deseos" en este sentido agregó: "Aunque creo que ahora hay un avance con lo que tiene que ver con la visibilidad bastante interesante y eso molesta. El mandato del heteropatriarcado es muy fuerte, se espera que tengas hijos, que te cases, que estés con un tipo. Te la pasas saliendo del closet, hay gente que por diferentes cuestiones no puede salir" recordó y entre risas agregó “yo fui trece años a la escuela católica, las monjas me decían no hay que mirar a los hombres a los ojos o hay que tenerlos lejos, yo le hice caso a ellas tal cual”.

De los primeros años de lucha hay gente que ya no está, como Ana Romero. “Extraño a la compañera, una de las personas con las que me sentí más orgullosa de marchar y caminar, estuve un tiempo afuera por laburo y llegué justo para el casamiento, fue una de las más activas y visibles, se casó en el 2010 con Nélida, fueran las primeras tortas en casarse”, recordó  con emoción.

Gabby De Cicco (ya no Gabriela) dice su cuenta de Faceebok. "Quiero reflejar quien soy en este momento, no me llamo más Gabriela, yo no me siento mujer y no quiero ser hombre tampoco, por eso uso la x en mis textos o la “e”, para fomentar un lenguaje inclusivo hay que jugar con él, la x marca una disidencia, otra gente escribe con asteriscos o el @ para no poner a/o" expresó De Cicco, quien además utiliza Facebook como canal de manifestación para publicar sus escritos, uno de los textos que se viralizó  en este sentido  fue el que escribió para la marcha de Ni Una Menos

 

El yo poético

Su primer libro fue editado hace 29 años y lo llamó "Bebo de mis manos el delirio" (Spectrum, 1987). "Me quería hacer un espacio, digamos que fueron los primeros balbuceos, en esa época estaba influidx por Alejandra Pizarnick, Olga Orozco, Diana Belessi. Mirta Rosenberg, Adrienne Rich. Había revistas literarias y colecciones de poesías que salían en la revista La Danza del Ratón y Último Reino", expresó Gabby De Cicco y agregó: "Estamos adentro y yo como activista en este sistema heteropatriarcal tengo la necesidad de patear el tablero, el compromiso con la palabra es fundamental y tiene que haber una cuestión político social pero sin perder la lírica".

El último libro  "La tierra de los mil caballos" refleja sentimientos de situaciones vividas en la propia historia de De Cicco que lo hace inquietante. “Yo creo que ha sido un libro melancólico, en mi vida he tenido varias pérdidas, al zambullirme en mi interior me di cuenta que siempre quedan grietas y que van a estar ahí, de vez en cuando van a supurar, esa tristeza va a estar y tenemos que convivir, por ejemplo en uno de mis poemas del libro digo: ‘ahora no quiero morir, dos veces quise’ y eso es verdad”, aseguró Gabby De Cicco y agregó: “Entonces, desde esa perspectiva del lado del abismo algo queda adentro tuyo; la de estos poemas es una de las escrituras más vitales que he tenido en estos tiempo, el libro representa cómo estoy ahora”.

En "La tierra de los mil caballos” se puede decir que Gabby De Cicco generó un vínculo con las canciones y los lugares por donde estuvo Patti Smith. “En el 2014 viajé a New York, recorrí edificios y lugares emblemáticos relacionados con Patti, los poetas beats, uno de esos lugares fue el Hotel Chelsea en donde se alojaba Patti Smith que se encontró con Salvador Dalí y este le dijo ‘Eres como un cuervo, un cuervo gótico’” contó Gabby, quien recorrió varios de esos lugares con historias y que también se pueden visualizar a algunos de ellos en el libro con fotografías que tomó en aquel viaje.

Al escritor Aldo Oliva le dedicó un poema en su libro, “Aldo fue una de las mejores cosas que me pasó en mi vida, yo fui ayudante, alumnx y amigx de él, fue una de las grandes influencias. Recuerdo, un día después de la facu, de la primera clase que tuve con él, les dije a mis viejos cuando llegué a casa: ‘yo no sé por dónde pasa la literatura, pero hoy conocí a un tipo por donde sí pasa la literatura’ ” dijo De Cicco.

El futuro se hace con más poesía.

“Vos para ser poeta o escritor tenés que sentar tu culito y ponerte a leer, escribir, borrar. Que te inviten a leer o que te inviten a un festival o no, es altamente secundario. Lo que haces como laburo pasa por otro lado, hay que tener compromiso con la palabra, leer en los ciclos es una oportunidad política, por suerte ahora los bares se manejan de manera independiente. Yo sigo eligiendo donde ir, me gusta la movida slam, se me dio por participar en este último tiempo, son nuevas sensaciones, es otro público, algo nuevo para mí”, expresó Gabby De Cicco y agregó: “A mí me sirve para conocer qué hace la pibada, eso me enriquece de una manera única. Hay pibes y pibas muy interesantes como Federico Rodríguez, Rosana Guardalá, Ezequiel Cavallero (lo conocí en el slam), Nacho Estepario, Alejandra Benz, Rocío Ranciari y Walter Rojas, entre otros”.

Gabby De Cicco no se calla nada, apuesta a los y las jóvenes y a seguir trabajando en la poesía.
En Rosario el libro “La tierra de los mil caballos” de la editorial Baltasara se puede conseguir en: Buchín Libros, Club Editorial del Río Paraná, El Halcón Maltes, El Juguete Rabioso, Homo Sapiens, Laborde Libros, Librería Argonautas, Librería El Lugar, Librería La Gaddiana, Librería Logos, Librería Técnica, Mal de Archivo, Mandrake Libros, Oliva Libros y Puerto Libro.