Jueves, 24 Agosto 2017 16:53

Soy mi Trabajo: Cooperativa Mártires López

Escrito por  La Brújula

La Cooperativa de Trabajo “Mártires López” se creó a partir de la iniciativa de un grupo de desocupados, nucleados en la Corriente Clasista y Combativa (CCC), que se organizaron y salieron a las calles para reclamar por su derecho a trabajar. Finalmente, lograron ser oídos y consiguieron las herramientas para formar la Cooperativa, donde funcionan distintas áreas integradas por unas 400 personas.
Nos acercamos hasta donde realizaban uno de sus trabajos, en Laprida al 3000 en la zona sur de Rosario, para dialogar con algunos de los obreros que se desempeñan en la parte de construcción. Te invitamos a conocer sus historias.

  

 

Jonatan Chávez

Se integró hace dos años a la Cooperativa. “Estoy en la parte de construcción, todo lo que es veredas, levantar paredes, cerámicos. Siempre trabajé de esto, pero acá uno aprende cada día más”, cuenta. Y señala que la situación del país en cuanto al trabajo los afecta en forma directa: “No es fácil, porque la realidad es que aumentan las cosas, pero los sueldos siguen igual”.

Respecto al futuro, tiene la expectativa de que la Cooperativa siga creciendo: “Esperamos poder agarrar laburos en obras más grandes, que entre más gente a trabajar y manejar varias cuadrillas. Seguir subiendo de escalones, no quedarnos en el mismo lugar; porque todo aumenta, así que tenemos que trabajar el doble”, remarca.

Claudio Enriquez

Trabajó siempre como albañil y desde hace un año está en la Cooperativa. “Mi laburo es sacar veredas viejas y renovar todo. Hacer contrapiso, carpeta y poner las baldosas”, precisa.
Además, destaca algunas diferencias importantes entre la Cooperativa y sus anteriores trabajos: “En otros lugares te manejan los oficiales, los contratistas. En la Cooperativa trabajamos en equipo, muy unidos entre compañeros, a la par. No hacemos matar a nadie, laburamos tranquilos, más que nada sabiendo que es un trabajo pesado”, resalta.

Claudio coincide con su compañero en la difícil situación de los trabajadores en el país. “Aumenta todo y no nos aumenta el sueldo. Por ejemplo, para los que venimos en colectivo a trabajar, cada dos por tres aumenta el boleto y eso ya te mata, porque es plata que sale de nuestro bolsillo”.
Si bien estuvo desde siempre en este rubro, cuenta que la cooperativa le brindó nuevas herramientas: “Acá aprendí muchas cosas, es un lugar donde sumás conocimiento. Esperemos que salgan más contratos, que haya más laburo para nosotros y para la gente de afuera que también necesita”, concluye.

Ariel López

Es oriundo de Chaco y hace veinte años que vive en Rosario. La historia de la Cooperativa lo involucra de lleno, ya que el nombre de la misma rinde homenaje a su tío: “La Cooperativa surgió después del asesinato de mi tío en el Chaco. Era un campesino pobre de Pampa del Indio. El asesinato fue encubierto en forma de accidente. Hasta ahora seguimos reclamando justicia por su muerte, que se esclarezca todo. Cada día que se recuerda este hecho, vamos todos a Fiscalía, los familiares, los compañeros de lucha”, explica.
Y recalca que la Cooperativa está integrada por “gente luchadora”. “No nos queda otra, porque este gobierno, si no luchás, no te da nada. Para que te escuchen tenés que salir a la calle. Mi tío siempre le hizo la contra a todos los gobiernos del Chaco. Seguimos tristes porque no sabemos lo que pasó, no nos cierra cómo fue el accidente”, insiste.
Sus vivencias están atravesadas por la lucha: “La Cooperativa se inició con el objetivo de trabajar. A veces el gobierno te cierra la mano y ahí salimos nosotros a la calle. Estuvimos tres meses acampando en Casa de Gobierno, junto con los carreros, pidiendo trabajo. Gracias a Dios, en la Cooperativa hay 400 compañeros que están trabajando en distintos sectores”.

“Antes de estar acá mi situación era muy mala. Estuve preso, porque no había trabajo. Pero cuando salí me hablaron de la lucha, me metí y hasta el momento estoy trabajando acá. Salí adelante, tengo mi casita y mi familia con dos chicos”, cuenta con orgullo.
Ariel señala que “la finalidad es que todos los compañeros tengan un sueldo digno, porque se levantan a las 7 de la mañana pensando que van a trabajar, cuando antes no lo hacían”. “Hay compañeros que cortan pasto, que limpian bocas de tormenta, los que hacen bacheo, los que desmalezan. Antes la gente vivía de un carrito, juntando cartón todos los días para darle de comer a los hijos. Yo lo digo porque también lo hice. Hace tres meses que estoy en este sector, y en la Cooperativa más de diez años”.
Cuando se le pregunta por los pasos a seguir, tiene una visión muy clara de sus objetivos: “De acá al futuro esperamos más trabajo para todos y que nos den un sueldo digno. Hace como seis años que venimos pidiendo el Plan Argentina Trabaja para Rosario, pero no tenemos respuesta. Todos los trabajos que salieron fueron gracias a la lucha, porque sino el gobierno no te escucha”, remarca por último.

Brian Muñagurria

Se sumó hace seis años a la Cooperativa, pero pasó por distintos sectores: “En la parte de construcción estoy hace cuatro meses. Cuando entré cortaba árboles, plantas, pasto. Después, pase a limpiar bocas de tormenta y ahora me vine para acá”, relata.

Asegura que además de un espacio de trabajo, encontró un lugar de aprendizaje: “Antes no sabía nada, acá aprendí una banda de cosas. No sabía ni hacer una mezcla. Ahora sé muchas cosas sobre construcción, que antes no tenía idea”. Y expresa sus ansias por seguir creciendo: “Esperemos que salgan más contratos, más trabajo para los compañeros”.

 

Nota: Francisco Cobelli

Edición: Betiana Spadillero

Fotografías: Fernando Der Meguerditchian