Martes, 11 Julio 2017 21:39

Pablo Camogli : Güemes es un personaje fundamental en la lucha por la Independencia

Escrito por  Ignacio Cagliero

En el marco del aniversario de la muerte de Martín de Güemes, el historiador Pablo Camogli repasó la vida militar del caudillo. Refirió a su enfrentamiento con las elites salteñas y el Ejército de Buenos Aires, así como a su rol en la historia nacional. También remarcó su faceta política y social, escondida tras los ideales de la revolución. “Fue uno de los artífices de un proyecto de organización alternativo al que planteó la elite dirigente”, destacó.

El 17 de junio pasado fue feriado nacional, por primera vez en el país, en conmemoración del 196 aniversario de la muerte de Martín Miguel de Güemes. Una figura trascendental en la historia argentina por su participación en la defensa de la frontera norte, durante las guerras de la Independencia; pero también con una faceta menos reconocida, que veía la revolución como la oportunidad para transformar el orden socio-político de la época.

En diálogo con La Brújula de la Semana, que se emite por FM Wox, el periodista Pablo Camogli explicó cómo la posición de caudillo popular le valió un lugar relegado y un reconocimiento tardío en la historia nacional. “Güemes es un personaje fundamental en la lucha por la Independencia. Pero la elite dirigente de la segunda mitad del Siglo XIX, que escribió nuestra historia, estableció el panteón de próceres y una serie de feriados y celebraciones vinculadas a esos personajes. Güemes no podía ocupar un lugar prioritario”, comentó.

En ese sentido, el  profesor de Historia de la Universidad Nacional de Cuyo agregó: “Si bien fue miembro de la elite salteña, terminó siendo un líder popular, cabeza de un movimiento social que fueron los gauchos salteños y jujeños”. Su postura a favor de los intereses populares (sobre todo el acceso y el uso de la tierra) lo colocaron en la vereda de enfrente de las elites salteñas y porteñas, que le terminaron valiendo la muerte en una emboscada en manos de los realistas.

Formación militar

Güemes inició su carrera militar a muy corta edad participando en el Regimiento de Infantería. En 1805 el Regimiento fue enviado a Buenos Aires, y al año siguiente luchó contra las invasiones inglesas al Río de Plata y la reconquista de la Ciudad de Buenos Aires.  

En el marco de las guerras de la Independencia, integró las filas de la primera expedición auxiliadora al Alto Perú (1810) y luego quedó instalado en Salta como oficial del Ejército. “Siempre vinculándose con esta guerra paralela con la tropa de gauchos, que es un ejército irregular, frente al otro ejército más parcial, y que se va a ir consolidando como la fuerza militar más importante en la zona”, señaló.

Camogli también indicó que la “capacidad para interpretar las posturas políticas de estos gauchos” terminará siendo el motor que lo impulse como el referente de esta fuerza. Una fuerza que reclamaba una revolución con transformaciones sociales profundas y no solamente un cambio de la elite dirigente española, para remplazarla por una de tipo criolla.

Enfrentamiento con las elites y defensa de la frontera

La posición ideológica y política de Güemes le valió el enfrentamiento no sólo con los sectores dominantes de su provincia natal –que lo terminarían traicionando–, sino también situaciones de tensión constante con los Ejércitos de Buenos Aires. Por ello, empezó a actuar “con cierta autonomía” respecto a estos Ejércitos, que pretendían tener el control de la situación en los territorios provinciales.

Su figura emergió poco a poco como una autoridad, hasta que tras la batalla de SipeSipe (1815) el Ejército de Buenos Aires se replegó en Tucumán y quedó como el encargado de la defensa norte. “Allí sí va a empezar, a partir del ‘16, lo que sería la etapa de auge de Güemes, ya consolidado como el líder popular de estos gauchos, como el jefe militar de la provincia (Salta), como gobernador y como el hombre fuerte de la defensa en la frontera norte de las Provincias Unidas del Río de la Plata”, apuntó el especialista.

Reconocimiento histórico

El nombre de Güemes ha quedado enmarcado en la historia como la figura que detuvo los avances realistas en la frontera norte en las guerras de la Independencia. Sin embargo, el historiador sostuvo que su reconocimiento no se corresponde con el rol que desempeñó: “No sólo fue el custodio de la frontera, sino que fue uno de los artífices de un proyecto de organización social y política alternativo al que planteó la elite dirigente de Buenos Aires”, enfatizó.

Para Colombi, visibilizar esta otra perspectiva “implica cuestionar a los revolucionarios de Buenos Aires; empezar a remarcar las diferencias que hubo en la época; reconocer la existencia de varios proyectos revolucionarios; y empezar a cuestionar lo que es la historia tradicional, liberal y mitrista, que sigue vigente en las escuelas y los medios de comunicación”.

Por último, hizo hincapié en el reconocimiento social y político a los grandes nombres de esta época  (José de San Martín, Manuel Belgrano, José Gervasio Artigas) sin tener únicamente en cuenta su faceta militar: “La guerra de la Independencia era una forma de hacer política. Lo que ellos querían era instaurar un nuevo sistema socio-político, diferente al antiguo régimen y eso es el gran tema que tenemos que rescatar”, concluyó.

La entrevista completa en La Brújula de la Semana