Lunes, 15 Mayo 2017 23:24

Trabajo santafesino complicado en la era Macri

Escrito por  Francisco Cobelli

En el marco del Día del Trabajador, Víctor Digirolamo (Senasa) y Jorge Colombo (SanCor Centeno) contaron sobre los conflictos que atraviesan sus fuentes laborales. "Estamos muy complicados desde que asumió este gobierno", indicó Digirolamo. Por su parte, Colombo consideró que la gestión de Mauricio Macri “antes de arreglar las deficiencias del sector lechero, debe solucionar el problema de la empresa”. Desafíos y luchas de los trabajadores ante un panorama incierto.

Miles de trabajadores en todo el país atraviesan situaciones que comprometen sus fuentes de ingresos. En la Brújula de la Semana, que se emite por FM Wox 88.3,se destinó un espacio para reflejar algunas de estas luchas.

El conflicto en el Senasa

El Senasa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria) depende del Ministerio de Agroindustria de la Nación. Los trabajadores se ven envueltos en un conflicto tras la derogación de una resolución, que pasó los controles en los puertos a manos privadas.

Víctor Digirolamo es trabajador del sector de Inocuidad Alimentaria. Frente a este escenario, señaló: "Si de alguna manera veníamos tratando de solucionar algunos problemas con el gobierno anterior, con el actual se duplicaron”. Precisó que con la Resolución 240/14, los controles que se hacían en varios subproductos “ahora los van a manejar personal de controles privados e incluso puede ser alguien que contrate la empresa”.

Otro aspecto llamativo de esta situación es cómo se elige al personal del organismo: “Tenemos gente que fue nombrada para manejar el sector de puertos; es personal jerárquico que no está nombrado oficialmente sino que está puesto a dedo, y hoy en día toman decisiones en Senasa”, remarcó. Además, agregó que “están ingresando peritos recibidores que tienen un contrato mucho mayor a cualquier trabajador con 20 ó 25 años de antigüedad”.

En esa línea, explicó que el trabajo de un perito recibidor en el puerto “está garantizando la cadena comercial y la inocuidad de los productos”. “Lo que se busca es desfinanciar el organismo para corrernos del medio y que entre gente de la parte privada al Estado”, apuntó. A este panorama, se le sumó la conciliación obligatoria: “Va a demorar 20 días y no hace más que trabar la mesa de diálogo que queríamos construir desde ATE”, lamentó.

Según describe su página web oficial, el Senasa es el organismo “encargado de ejecutar las políticas nacionales en materia de sanidad y calidad animal y vegetal e inocuidad de los alimentos de su competencia, así como de verificar el cumplimiento de la normativa vigente en la materia”. www.senasa.gob.ar

Panorama difícil en SanCor

La cooperativa láctea SanCor atraviesa una crisis que tiene en vilo a empresas y tambos. Los trabajadores de la planta de Centeno (productora de muzzarella) mantuvieron un corte en reclamo por los haberes atrasados. “En un principio, nos dieron licencia por 30 días porque la empresa priorizó, por las bajas en el ingreso de leche, otros productos que tienen un retorno de dinero más rápido”,  explicó Jorge Colombo.

Pero el conflicto se extendió más allá de esos 30 días: “La empresa siempre otorgó este tipo de licencias para regularizar su situación, pero no preveíamos una crisis de estas características”, confió. Y ofreció su mirada al respecto: “Creo que hubo algún desmanejo de la empresa, circunstancias del sector lechero que no ayudaron, el tema de las lluvias que provocó el cierre de muchos tambos y el hecho de que nunca hubo una política que ayude a los tamberos”. En la planta de Centeno trabajan 63 personas, que llevan varios meses sin cobrar: “Si bien nos realizaron algunos pagos, seguimos con sueldos atrasados”, afirmó.
Sobre las expectativas de los trabajadores, Colombo dijo que “por la envergadura de la deuda, sin la intervención del gobierno nacional se hace muy difícil”. En este momento Sancor no está teniendo “el respiro financiero necesario para volver a funcionar, debido a lo que se les adeuda a los trabajadores y a los productores”.

El futuro para la planta de Centeno es incierto dado que si se llegara a una reestructuración, “quedaría afuera junto con las de Charlone, Moldes y Brinkmann”. “De ser así, tendríamos que buscar la manera legal para que nos cedan la planta y poder seguir trabajando”, concluyó.

Las entrevistas completas en La Brújula de la Semana.