Lunes, 15 Febrero 2016 13:34

Que la orquesta siga tocando

Escrito por  Mariano Abrach

El recorte presupuestario del Ministerio de Educación de la Nación afectó a varios programas de importancia social. Entre ellos está el Programa Nacional de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles, que en la provincia de Santa Fe cuenta con una centena de docentes coordinando varios grupos de chicos que son contenidos en una actividad extracurricular que les brinda una posibilidad de continuar sus estudios. Hoy reina la incertidumbre sobre la continuidad de todas estas orquestas.

“El Programa de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles para el Bicentenario tiene como objetivos mejorar el acceso de los niños, niñas y jóvenes a los bienes y servicios culturales; tender puentes hacia la reinserción de los jóvenes en la escuela; colaborar con la retención escolar; y estimular el contacto y el disfrute de la música. El modelo colectivo de enseñanza musical posibilita vincular con la escuela a jóvenes que se encuentran fuera del sistema y colaborar con la retención de aquellos cuya permanencia se halla en situación de vulnerabilidad”.

Eso decía la página web del Ministerio de Educación de la Nación en su sección de Orquestas y Coros, la cual ya no está en línea. Esta eliminación digital es el correlato del recorte presupuestario que terminó con este programa a nivel nacional (junto con otros como el Centro de Actividades Juveniles e Infantiles, por ejemplo) profundizando la incertidumbre que reinaba desde el mes de diciembre entre los docentes que lo llevan adelante, cuando nada se les informaba sobre la renovación de su contrato anual. Esa misma incertidumbre sigue presente entrado febrero, sin contratos, sin cobrar los sueldos de los primeros dos meses del nuevo año, con la versión de que el estado de la provincia debería hacerse cargo de este programa para que continúe y sin conseguir respuestas a pesar de haberlo intentado solicitando reuniones.

La situación presente en la que peligra la fuente de trabajo de casi 100 docentes de Santa Fe agrava la condición previamente existente de precarización laboral, en la cual esos mismos trabajaban por contratos, con pocas horas en blanco y algunos de ellos ad honorem. Para visibilizar esta problemática, el Colectivo de Trabajadores de Orquestas y Coros infanto-juveniles de la provincia convocó a una conferencia de prensa que tuvo lugar el viernes 12 de febrero detallando sus reclamos: “estabilidad laboral y creación de cargos para garantizar mejores condiciones de trabajo, definición urgente de la situación de los docentes contratados, percepción de los haberes adeudados, y discusión de la situación de las orquestas y coros en el marco paritario”. El planteo fue llevado a las mesas de negociación salarial de la nación y la provincia por Ctera y Amsafé, así como también apoya este reclamo la regional Rosario de la CTA.

Transformación social, barrial y personal a través de la música

Conjuntamente con la situación laboral, el posible cierre de estas orquestas afecta a cientos de niños y jóvenes de toda la provincia de Santa Fe, tratándose en la mayoría de los casos de chicos que encuentran en esta actividad contención social y la posibilidad de continuar sus estudios, brindando una posibilidad de transformación para ellos en particular así como para toda el barrio en el cual funcionan. “La orquesta no solamente transformó al barrio sino que a los mismos chicos, las familias, y gran parte de la ciudad los reconoce y los adopta como propios en el sentido que son chicos que están haciendo algo importante. Cuando esos chicos son escuchados en los conciertos, cuando escuchan su música, todo se transforma y creo que eso es lo que no hay que perder de vista. Es arte, es cultura, es un cambio muy importante para esos chicos que en su mayoría no tiene otra posibilidad para tener ese acercamiento a todo este universo que se ha hecho posible en estos últimos años”, cuenta el padre de uno de los integrantes de la Orquesta de Granadero Baigorria que tomó la palabra en la conferencia de prensa.
De la misma manera se expresa María del Carmen, madre de un integrante de la Orquesta Sinfónica El Triángulo, en conversación con La Brújula destacando la importancia que tuvo para la zona: “La orquesta en el barrio ya es parte nuestra. Tenemos chicos que han crecido con la orquesta y hoy son profesionales. Imaginate lo que significa eso para una familia, tener un chico de un barrio que hoy está cursando la universidad y es ejemplo de todos. No nos imaginamos sin esta conexión, sin este espacio para ellos. Hemos corrido otros flagelos para darle paso a la cultura, al arte, al crecimiento, y a darle una oportunidad a estos chicos de barrio que 12 años antes no lo han tenido”.

Esta madre acentúa la relevancia musical y educativa que tienen estas orquestas para sus integrantes agregando: “los chicos se conocen a través de la cultura, la música abre capacidades en ellos que no las tienen en cuenta. Se sienten con la capacidad de llegar a un nivel terciario, van descubriendo una faceta en ellos a través de la música. La orquesta les está dando esta oportunidad y nosotros nos sentimos orgullosos. De otra manera no lo tendrían”.

Un ejemplo concreto de esta transformación y crecimiento educativo es Jeremías, ya graduado ex integrante la Orquesta de La Tablada: “para mí fue un cambio no solo en lo musical sino en la vida, porque la verdad que tiene una gran importancia social. De por sí te ayuda a crecer como persona y a su vez a mí particularmente me ha servido mucho, me ha abierto muchas puertas en la música. Gracias a la orquesta hoy sé lo que quiero ser, estoy estudiando en la UNR la carrera de contrabajo que es el instrumento que elegí en la Orquesta de La Tablada y me cambió la vida en todo sentido”.

El ahora estudiante universitario destacó también el trabajo de los docentes, que no es reconocido debidamente en la remuneración que reciben: “siempre se fijan primero en el estado emocional del alumno, cómo llega a la orquesta, si estudió o no y por qué, cómo anda también en la escuela porque es importante seguir estudiando a la par de la orquesta. La verdad que es excelente el trabajo”.

María del Carmen también destaca la tarea docente en las orquestas: “No solo se trata de una contención espiritual y mágica que es lo que trae la orquesta, sino también son consejos, alimentación, escucharlos, acompañarlos en su estudio, en sus dudas”.
    
Siendo conscientes de la importancia que tiene para los barrios, para los niños y jóvenes y para todas las familias, los docentes están con la voluntad de seguir trabajando para no perder lo logrado durante años mientras continuarán reclamando respuestas a los gobiernos de la provincia y la nación.

 

Foto: La Capital