Jueves, 28 Diciembre 2017 13:22

¿La desaparición del ARA San Juan es un hecho aislado?

Escrito por  Irene Orellano

El submarino ARA San Juan zarpó el lunes 13 de noviembre de Ushuaia a Mar del Plata. El miércoles 15 se perdió contacto con la nave, luego de una comunicación a las 7.30. Jorge De Filippis, Secretario General del Sindicato Argentino de Obreros Navales (SAON Mar del Plata), aseguró que "los altos índices de tragedias marítimas que estamos sufriendo tienen entre sus razones la falta de legislación que establezca la caducidad, a una edad determinada, de las embarcaciones que desempeñan tareas en nuestro territorio marítimo”.

El submarino ARA San Juan partió desde el puerto de Ushuaia el lunes 13 de noviembre, con destino hacia la base en Mar del Plata. La Armada perdió la posición del navío dotado con 44 marinos, tras el contacto establecido a las 7:30 de la mañana del miércoles 15. La última posición conocida fue en el área de operaciones del Golfo San Jorge, a 432 kilómetros de la costa, al sudoeste de la Península Valdés.

Tras 15 días de búsqueda del submarino, en la tarde del jueves 30, la Armada Argentina y el Ministerio de Defensa dieron por terminada la búsqueda de los tripulantes. A partir de ese día, siguieron los rastrillajes para dar con los restos del submarino ARA San Juan. Búsqueda que hoy todavía continúa con la presencia de tres buques: entre ellos el oceanográfico “Yantar”, de la Armada Rusa, el vehículo operado remotamente Panther Plus, también de origen ruso, y el destructor “Sarandí”. Sin embargo, hasta ahora nada se sabe del submarino, ni de sus 44 tripulantes.

En comunicación con La Brújula de la Semana, Jorge de Filippis, Secretario General del Sindicato Argentino de Obreros Navales Seccional Mar del Plata e integrante de la Multisectorial "Ningún Hundimiento Más”, sostuvo que la situación de los barcos que están navegando en el mar argentino es muy complicada: “el promedio de edad de los barcos pesqueros supera los 40 años de vida, y el submarino no excedía esas reglas”. Y además agregó: “En el medio de que se estaba buscando el ARA San Juan, se estaba hundiendo el Santa Cecilia, un barquito con siete tripulantes que se lo trajo a remolque al puerto de Rawson, y por suerte no pasó a mayores... En lo que va del año, se hundieron, incluyendo el San Juan, seis barcos en el mar Argentino, de lo que tenemos declarado”.

Infraestructura nacional

La desaparición del submarino ARA San Juan no es un hecho aislado. Lo que está en debate es con qué tipo de infraestructura cuenta la Argentina. Desde la Multisectorial “Ningún Hundimiento Más” emitieron un comunicado en el que, si bien aclaran que no pueden asegurar con exactitud cuál fue el desperfecto del submarino y respetan el curso de la investigación, existe una razón de fondo que explica los altos índices de tragedias marítimas que estamos sufriendo: “no existe legislación que establezca la caducidad, a una edad determinada, de las embarcaciones que desempeñan tareas en nuestro territorio marítimo. Nos hemos convertido en un depósito de chatarra y buques viejos que otros países expulsan”. El ARA San Juan es una embarcación alemana del año 1985.

Por otra parte, ha resurgido material audiovisual del arreglo del submarino, que ingresó el 19 de Diciembre de 2008 en una “reparación de media vida”, y no ha faltado ocasión para responsabilizar a los trabajadores que repararon el ARA San Juan. Aunque la razón de fondo se encuentra en una falta de presupuesto para estos arreglos. Respecto a esto, De Filippis aclaró: “Desde el punto de vista técnico los obreros hacemos y damos todo el esfuerzo que está a nuestro alcance, pero después hay falta de presupuesto, infraestructura técnica que la Argentina no tiene”.

Financiamiento de los distintos gobiernos

Durante el gobierno kirchnerista se realizaron los últimos trabajos de reparación y mantenimiento del ARA San Juan. Según una nota del 11 de Diciembre del diario “El País” de España, dos compañías alemanas habrían pagado sobornos para suministrar baterías.

“Las empresas alemanas, Ferrostaal y EnerSys-Hawker, que tienen sus sedes en Essen y en Hagen respectivamente, lograron obtener un contrato de 5,1 millones de euros para exportar 964 baterías. Para obtener el contrato, las dos firmas habrían pagado sobornos”.

Según contó Jorge a La Brújula de la Semana, los distintos gobiernos le han dado la espalda y han desfinanciado al sector y a la industria naval: “Todo esto ha salido a la luz con el hundimiento del San Juan porque es el que estaba patrullando el mar argentino por la cuestión del recurso ictícola, cosa que tendría que hacer prefectura naval y no lo está haciendo porque los sacan a patrullar la calle, a reprimir al pueblo mapuche y la armada tiene que salir a custodiar el mar, entonces esta es la situación de desidia y entrega del mar argentino que se está viviendo”.

Soberanía marítima

El pasado 29 de Noviembre se aprobó el proyecto de Ley de Marina Mercante y de la Industria Naval, con el objetivo de que se convierta en ley a más tardar en octubre próximo. “Una Ley que venía siendo batallada, tanto por los compañeros de Ensenada de Astillero Río Santiago, como por nosotros desde la agrupación, por los distintos sectores que intervienen en la industria naval. Después de diez años de gestión se logró esa ley. No es la que necesita la Argentina pero es un avance a que no teníamos nada”, afirmó De Filipis.