Jueves, 02 Noviembre 2017 13:54

Paro de aceiteros: "Estamos preparados para esta y otras peleas"

Escrito por  Ignacio Cagliero

El gremio de los aceiteros convocó a un paro nacional, en reclamo de los certificados de autoridades electas que les adeuda el Ministerio de Trabajo. También exige la homologación de las paritarias en los distintos rubros. “No vamos a permitir que por un capricho o  una inoperancia nos dejen sin obra social”, afirmó el secretario del sindicato, Daniel Yofra. La cartera laboral dictó la conciliación. No descartan enviar una carta documento al presidente Mauricio Macri.

La Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmontadores de Algodón y Afines de la República Argentina, lanzó el 26 de octubre un paro nacional. La medida surgió ante la negativa del Ministerio de Trabajo de la Nación de emitir la certificación de las autoridades electas del gremio, y para denunciar la demora en la homologación de las paritarias. Pero al día siguiente de convocada la huelga, la cartera laboral dictó la conciliación obligatoria.

En diálogo con La Brújula de la Semana, Daniel Yofra tildó de “increíble” lo que está sucediendo con el Ministerio de Trabajo, ya que se trata de una cuestión administrativa. “En Rosario hace un año que tuvimos las elecciones en el sindicato de aceiteros y en la Federación hace dos meses y medio”, explicó.

Desde la Superintendencia de Servicios de Salud intimaron al sindicato a presentar la certificación de autoridades, siendo el Estado quien debe expedirlas. El dirigente resaltó que encararon todos los trámites, sin que haya ninguna impugnación. Incluso elevaron una carta documento al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, pero no hubo respuestas. “Evidentemente algo está pasando en esa cartera, que no nos quieren dar la certificación”, deslizó.

Los motivos

Si bien no hay certezas acerca de por qué no fue entregada la certificación, se barajan algunas posibilidades. Una de ellas es que la Federación es de los pocos gremios que ha sabido romper con los techos salariales, impuestos por el gobierno actual y el anterior. “Representamos a los trabajadores, no a un partido político”, subrayó. Y tampoco descartó que el problema se deba a la “desprolijidad” en la cartera laboral, producto de las reestructuraciones de los últimos meses.

Al no haber un aviso ni una respuesta concreta, “no quedó otro recurso que  hacer un paro a las empresas”; las cuales realizaron gestiones ante el Ministerio para que se acelere el proceso, porque también se ven perjudicadas. “Es algo increíble, si en una mediación tiene que estar la empresa entre el Estado y nosotros. Es muy gracioso lo que está pasando”, ironizó.

Otro de los reclamos tiene que ver con la demora en la homologación de paritarias, tanto la última de aceiteros como los dos últimos acuerdos salariales del rubro desmontadores de algodón (2016 y 2017). Según explicó Yofra, cuando el sindicato cierra un acuerdo lo único que se pagan son las asignatarias de convenio; es decir, los rubros incluidos en la cámara a la que se negocia. Los rubros que están fuera, no tienen obligación de pagarlos hasta que el Ministerio así lo homologue.

“Hay una parte de los trabajadores que no están cobrando el incremento salarial, porque al Ministerio no se le ocurre homologarlo”, cuestionó el secretario. Y agregó: “Hay cuestiones que escapan a nuestra voluntad y no nos queda otro recurso que ir a la huelga”.

Sindicato organizado

Párrafo aparte, Yofra analizó el contexto de las reformas laborales anunciadas por el gobierno nacional, tomando los últimos acontecimientos que involucran a la Federación. En principio, se despegó de otros sindicatos: “No esperamos que la CGT (Confederación General del Trabajo) pare por nosotros. Hacemos huelga porque es la herramienta que tienen los trabajadores”, asentó.

En esa línea, dijo que si el Ejecutivo avanza con la postura de “querer sacar derechos” y  no admitir las negociaciones salariales, “se va a encontrar con una organización totalmente concientizada”. Y aclaró que su reclamo no es “de favor”, sino que es un derecho de los trabajadores y una obligación del Estado. “Lo que está sucediendo es insólito. Pero estamos preparados para esta y otras peleas, y las vamos a dar en la medida en que los trabajadores lo decidan en asamblea”, remarcó.

Respecto a las próximas negociaciones paritarias, sostuvo que el gremio no esperará hasta fin de año. Expresó que si la situación no se resuelve, no respetarán la conciliación obligatoria. De hecho, analizan la posibilidad de enviar una carta documento al presidente Mauricio Macri, para que sepa la situación de los trabajadores y “tome la responsabilidad que le compete”. “No vamos a permitir que por un capricho o  una inoperancia nos dejen sin obra social”, sentenció.

La entrevista completa en la Brújula de la Semana.