Miércoles, 02 Agosto 2017 17:20

La estafa de la autopista Santa Fe-Rosario

Escrito por  Leandro Yanson

En 2016, cobró resonancia que el gobierno provincial diera por terminado el contrato de peajes que mantenía con ARSSA en el tramo Santa Fe-Rosario, frente al incumplimiento de la empresa. La concesionaria aumentó el peaje, pero no hizo las obras: quedó un 75,8% sin terminar. Se fue sin sanciones y todavía sigue haciendo negocios. Ahora la provincia se hará cargo de las obras, que costarán unos $1.554 millones a los santafesinos.

Según un informe de la UNR (Universidad Nacional de Rosario), ARSSA tenía la obligación de repavimentar los 330 kilómetros de la autopista en cinco años; de ese total, sólo realizó el 24,2%. A causa de esto y según el Decreto Nº 5194, desde el gobierno acordaron quitarle el contrato a la concesionaria, lo que implicó que la misma no debería terminar de cumplir con las remodelaciones de la autopista.

En concreto, el estudio estima que finalizar las obras le costará a la provincia $1.554 millones, que tendría que haber cobrado en caso de que todo siguiese según lo pactado. Ese valor representa el 75,8% que falta terminar.
Desde ARSSA argumentaron que no pudieron realizar las obras previstas porque los ingresos del peaje no alcanzaban para cubrir los gastos, que eran supuestamente mayores a lo establecido en un principio. Pero se trata de una farsa, ya que contrataban a las mismas empresas que componían la sociedad anónima para realizar los tramos de la autopista; por lo que esos “gastos” en realidad eran ganancias, especialmente para la firma Rovial S.A.

Aumentos y reclamos

Para octubre de 2015, fecha en que se registró la última suba antes del conflicto, los incrementos realizados por ARSSA desde que adquirió el control del peaje en 2010 alcanzaron el 470%. Este aumento no quita que durante el conflicto con el gobierno la empresa reclamase varios pagos, acusando a la provincia de no actualizar los precios.
Específicamente, refirió a pérdidas de ingresos por no actualizarse el Pago por Vehículo Pasante (costo del peaje) durante 2013, por no aumentar el PVP del tramo que tenía a su cargo la empresa, y por falta de monedas en la provincia. En síntesis, denunció que “le provocaron pérdidas económicas”, entre otras cuestiones que se pueden consultar en el decreto.

Plata, no les falta

ARSSA estaba conformada por grandes empresas que operan en Santa Fe y que son constantemente ganadoras de obras públicas: Rovial S.A., Milicic S.A., Pecam S.A., Obring S.A., Laromet S.A. y Vial Agro S.A.

Pecam ha realizado decenas de obras para la provincia, se trata de la firma más reconocida por ser ganadora de gran parte de las licitaciones realizadas en Santa Fe. Con sólo los 16 proyectos que muestra en su página, el monto que recibió desde 2005 hasta la actualidad es de $858.337.489,20.
Rovial es la principal constructora vial en Santa Fe, y está presente en otras provincias como Corrientes y Chaco. En nuestra provincia ha realizado 37 obras durante los últimos años, contratada por municipios y por el gobierno socialista.
Milicic es una empresa importante a nivel nacional, que está incluida en muchos sectores de la construcción, es la firma con mayor capital de las que componían ARSSA. Además es socia de la Municipalidad, ya que conforma parte de la Empresa Mixta de

Transporte de Rosario

Obring se encuentra rodeada por otro escándalo, se trata de la construcción del Aliviador III, un conducto destinado a evitar las inundaciones en el barrio Ludueña de Rosario. La obra fue anunciada en diciembre de 2010 y tenía un precio estimado de $60 millones de pesos. Su finalización estaba prevista para 2015, pero fue acabada en 2016 con un costo de $220 millones.

La situación actual

Finalmente, será la provincia quien se hará cargo de la concesión del peaje, debido a que no hubo ofertas de privados que cumpliesen con los requisitos necesarios. Será a través de un fideicomiso administrado por el Banco Municipal de Rosario, que se ocupará de pagar los sueldos, del mantenimiento general del corredor y de garantizar los servicios, entre ellos el de emergencia. En tanto, la provincia financiará todas las obras. 

El fideicomiso permitirá seguir percibiendo el cobro de peajes, con el mismo precio, y mantener las fuentes de trabajo. No tendrá la libertad de fijar tarifa, aunque podrá solicitar un incremento ante el gobierno.
Todavía queda pendiente si ARSSA recibirá, o no, algún tipo de sanción por su accionar. Por el momento, la historia sigue siendo que aumentaron, cobraron, no cumplieron, no fueron sancionados y siguen haciendo negocios con la plata de los santafesinos.