Martes, 13 Junio 2017 14:25

El equipo de Los Grobo

Escrito por  Mariano Abrach

El 28 de mayo se definió el primer ascenso del Torneo Federal A, determinando que el Club Agropecuario Argentino de Carlos Casares (provincia de Buenos Aires) dispute la próxima temporada del Torneo Nacional B, segunda división de fútbol en el país. Detrás de la historia de “cuento de hadas” y la noticia curiosa, se encuentra uno de los principales grupos económicos: Los Grobo, gran productor del agro argentino.

El club fue fundado en 2011 por Bernardo Grobocopatel, ahijado del presidente del grupo a quien llaman el “Rey de la Soja”, Gustavo Grobocopatel. En tan solo seis años alcanzó a competir en el fútbol nacional, quedando a un escalón de la máxima división de este deporte tan importante a nivel social y cultural.

El Sojero, tal como apodan al club, es un nuevo caso de dinero empresarial creando equipos de fútbol que alcanzan la máxima competitividad en un corto período de tiempo. Se trata de una tendencia creciente a nivel global (el City Football Group y Red Bull, por citar dos ejemplos) y que progresivamente se manifiesta en nuestro país (como fue el caso de Crucero del Norte, de la empresa de colectivos del mismo nombre).

El crecimiento de esta tendencia en el fútbol se opone a la tradición de los clubes de perfil social, y plantea la discusión sobre las sociedades anónimas deportivas en nuestro país.