Martes, 13 Junio 2017 14:06

Queremos que el Estado reconozca que la situación que vivimos las mujeres amerita una emergencia

Escrito por  Natalia Navarro

Previo a la movilización “Ni Una Menos”, se lanzó la Campaña por la Emergencia Nacional en Violencia contra las Mujeres. La iniciativa busca que el Estado reconozca que la situación actual amerita una partida presupuestaria y voluntad política para prevenir y sancionar este tipo de maltratos. Noel Gassman y Marina Boldrini, referentes de la convocatoria cuentan los antecedentes de este proyecto y convocan a voluntarios y voluntarias a sumarse.

En el marco de una nueva movilización nacional para exigir “Ni una menos”, el pasado viernes  2 de junio se lanzó en la Plaza San Martín de Rosario la Campaña por la Emergencia Nacional en Violencia contra las Mujeres. Noel Gassman y Marina Boldrini, militantes sociales y difusoras de este proyecto cuentan que el mismo surge después de “muchos años de reclamar por lo mismo y ver que la situación de violencia que vivimos las mujeres se agudiza y somos cada más quienes nos queremos organizar para enfrentar eso”.

Esta iniciativa pretende que el Estado en sus diferentes estratos reconozca que el actual panorama que viven las mujeres que sufren violencia, en sus diversas manifestaciones, fundamenta la necesidad de implementar medidas urgentes y concretas para revertir esa situación.  Actualmente, a nivel nacional, se encuentra un proyecto con media sanción en la Cámara de Senadores que recoge  parte del espíritu de esta campaña. Pero el mismo fue tratado en julio de 2016 y nunca fue discutido en la Cámara de Diputados para su aprobación como ley.

 “Lo que nosotras queremos es lograr la declaración de emergencia a nivel decreto. Que el Presidente de la Nación se ponga los pantalones y reconozca que un femicidio cada 18 horas, 700 pibas desaparecidas por la trata, 3728 mujeres de las cuales que no sabe nada y una denuncia de violación cada 6 horas, efectivamente es una situación de emergencia”, explicaron, como fundamento de la campaña, más allá de la legislación vigente.

En este sentido, la declaración de la emergencia se plantea como una herramienta concreta para resolver estas problemáticas por las que vienen peleando históricamente el colectivo de mujeres. “Que los gobernantes reconozcan la situación  en la que estamos las mujeres es un avance. Por otro lado, (implicaría) una partida extrapresupuestaria. Es decir, no votar un presupuesto, sino que de inmediato se de una partida y que se pongan en funcionamiento diferentes mecanismos” aclararon.

Como medidas específicas a implementar se busca la creación de casas transitorias para mujeres víctimas de violencia, planes sociales económicos, planes de vivienda y espacios de trabajo. “Cuando una mujer sufre este tipo de situaciones, el violento la aísla de sus amigos, de su familia y de su trabajo. Por lo tanto cuando quiere salir de eso, no tiene trabajo y tampoco a donde ir”, explicaron.

También se pone el acento en la formación de profesionales y de funcionarios públicos  en esta temática: “Hoy no tenemos profesionales formados porque en las universidades no se abordan estos problemas. No solo  estos, sino tampoco los funcionarios que reciben estas situaciones, lo cual es más grave”, enfatizaron.

El camino hacia la campaña nacional

Como antecedente importante de esta campaña, Gassman y Boldrini mencionaron la Emergencia Pública en Materia Social por Violencia de Género decretada a nivel municipal en la ciudad de Rosario en el año 2012, a raíz de la muerte de Dayana Capacio, una joven de 16 años asesinada por su ex novio.
Ese logro, conseguido por la lucha de las organizaciones de mujeres y colectivos militantes por los derechos humanos, pretendía la concreción de ciertas medidas que no se efectuaron y que ahora son retomadas por la campaña nacional. “Nos pareció (en ese momento) que haber llegado a la declaración ya daba por hecho que las cosas iban a suceder.  Nos dimos cuenta, con el tiempo, que para que se implementara esa emergencia teníamos que seguir peleando”, explicaron.

Pero “a la mujeres nunca nadie nos regaló nada. Si hoy, por ejemplo, votamos y nos parece una cosa natural es porque lo luchamos” asegura una de ellas. En ese sentido remarcan,  la necesidad de llevar a las calles la Emergencia Nacional, como consigna y demanda a ser tomada por amplios sectores, incluidos los varones: “En general las luchas de las mujeres las encabezamos nosotras. Acá somos protagonistas, pero les damos espacio a los compañeros que desde hace rato se preguntan desde dónde pueden participar”, agregaron. De esta manera, la convocatoria para difundir el proyecto también admite a varones como voluntarios.

La campaña es abierta y busca replicarse para llegar a la mayor cantidad de personas de los más diversos ámbitos. “Eso  implica, desde el lugar donde cada uno este, volantear, pegar afiches, juntar firmas” y otras actividades de difusión. Las actividades se irán organizando en función del crecimiento de la convocatoria.

Para quienes deseen ponerse en contacto con la Campaña por la Emergencia Nacional en Violencia contra las Mujeres, se pueden comunicar a través de la página en Facebook  del usuario en Twitter  (@campañanac), del usuario Campaña por la Emergencia en Instagram o al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

La entrevista completa en La Brújula de la Semana