Miércoles, 03 Mayo 2017 20:28

Caso Aurora Arias: Redujeron la condena al hombre que intentó arrojar a su hija desde un edificio

Escrito por  Natalia Navarro - Fotografías: Julieta Pisano

En 2016, César Frate fue condenado a 4 años y 11 meses por amenazar con arrojarse desde un décimo piso con su hija en brazos, y mientras enviaba mensajes intimidatorios a su ex pareja. Pero ahora los jueces de Cámara bajaron la pena a 3 años y 8 meses. La defensa tiene 10 días hábiles para presentar un recurso de inconstitucionalidad ante la Corte Suprema Provincia, mientras tanto Frate sigue en libertad. Preocupación de Aurora Arias y sus allegados.

El 26 de abril se llevó a cabo la audiencia que dictaminó una pena de 3 años y 8 meses para César Frate. El hombre, de 57 años, había amenazado con arrojarse junto a su hija al vacío desde la cornisa de un edificio céntrico, mientras enviaba mensajes intimidatorios a la madre de la nena, Aurora Arias. El condenado continuará en libertad, en función de los 10 días hábiles que fija el proceso para presentar un recurso de inconstitucionalidad ante la Corte Suprema Provincial.

En esta instancia, los jueces de Cámara Carlos Carbone, Guillemo Llaudet y Carina Lurati, bajaron la sentencia de 4 años y 8 meses fijada en primera instancia. A partir de recursos apelatorios presentados por la defensa, los magistrados acordaron una condena promediada entre las tres consideraciones del caso.

De acuerdo a fuentes judiciales, la doctora Lurati votó por el cumplimiento íntegro de la condena ya que “se colocó a la menor en peligro”. “Ella estaba en su casa, sin riesgos y el padre se la llevó dolosamente ex profeso”, arguyó. Por su parte, Llaudet determinó una pena de 4 años puesto que avaló la sanción por amenazas pero no por abandono: “Frate expuso a su hija a un peligro absurdo y temerario. Sin embargo, dentro de ese marco de riesgo mantuvo en todo momento a la menor a su amparo”. Mientras que Carbone fijó bajar la pena a 3 años y 2 meses, teniendo en cuenta “atenuantes que deben actuar como catalizador de aquellos agravantes como patrones de esa relación disfuncional”.

Al conocer la sentencia, Aurora expresó su descontento por la reducción de la pena y por la condición de libertad para Frate, a pesar de que se le dictaminó prisión domiciliaria en primera instancia. “Al juicio llegó en libertad y ahora continúa libre”, cuestionó.  

Ahora, la querella se encuentra en estudio de los fundamentos del reciente fallo y aguarda el transcurso de los días que fija el proceso para que la defensa presente, o no, el recurso de inconstitucionalidad. Luego, definirá los pasos a seguir en la causa.

Una historia de violencia

En la tarde del 21 de junio de 2014, Frate apareció en la cornisa del décimo piso de un edificio de Italia al 900 sosteniendo a su hija y amenazando con arrojarse con ella. El juicio oral que lo condenó en primera instancia se realizó del 7 al 16 de junio de 2016.

En ese entonces, el tribunal  integrado por Patricia Billota, Juan Carlos Leiva y Javier Beltramone,  lo encontró culpable por los delitos de “abandono de persona agravado por el vínculo” y “amenazas coactivas”. No obstante, desestimaron el pedido de la Fiscalía y la querella por desobediencia de la orden de restricción y el cese de los hostigamientos. Durante esas audiencias, diferentes testigos respaldaron lo que Aurora afirma desde que recurrió a la justicia: que el suceso en cuestión fue el corolario de una relación violenta que duró varios años.

Por su parte, la defensa representada Julián Saín, tanto en las audiencias preliminares como durante el juicio, aseveró que la conducta de su cliente no se podía enmarcar dentro del abandono de persona porque la vida de la niña no estaba en peligro, debido a la presencia de los Bomberos y la Policía. Sostuvo, en cambio, que "fue imprudente". Y comparó el accionar de Frate con el de un motociclista que lleva a un niño sin casco y con el episodio en el que el cantante Michael Jackson sostuvo a su pequeño hijo de una pierna desde un balcón.