Jueves, 30 Marzo 2017 14:36

Paro regional en el cordón industrial y agresión fatal a un trabajador

Escrito por  Gabriela Echenique

Jonathan Gardini, tenía 38 años y cuatro hijos. Fue embestido por un camión esta madrugada, cuando realizaba un piquete junto a otros 400 trabajadores, en el acceso norte a San Lorenzo. El conductor del camión fue detenido y puesto a disposición de la Justicia. La CGT San Lorenzo calificó el hecho de “atentado” y exigió que se investigue en profundidad. Decretaron cinco días de duelo. Las medidas de fuerza se suspendieron hasta el paro nacional del 6 de abril.

A la 00.00 horas de este jueves comenzó en el cordón industrial el paro regional definido por la CGT San Lorenzo, hace 20 días. La medida de fuerza incluía la instalación de cinco piquetes que se ubicaron en R11 y AO12 en el acceso sur de San Lorenzo, Urquiza y AU Rosario-Santa Fe correspondiente al acceso centro, R11 y R10 al acceso norte de la ciudad, R11y R18 y en la Ribera.

La medida se desarrollaba con tranquilidad y gran cantidad de trabajadores con sus familias sobre las rutas. Pero alrededor de las 4.30 de la madrugada, un episodio de agresión protagonizado por un camionero contra los manifestantes terminó en tragedia.

El conductor de un camión tanque (aceite) que circulaba por la R10 ingresando hacia la R11, amenazó a los manifestantes con matarlos a todos si no lo dejaban avanzar. Ante la negativa de los trabajadores, que sumaban más de 400, el transportista identificado como Cristian S. (de 24 años y oriundo de Puerto General San Martín), giró en U por la R10 regresando a la altura de la estación de servicios Oil que se encuentra en las cercanías.

En la estación se detuvo, desenganchó el acoplado y volvió a dirigirse hacia los manifestantes. Circulando por la banquina llegó a la R11, donde dobló a la derecha en dirección norte-sur unos 1.200 metros y luego, girando una vez más en U, arremetió contra la multitud a toda velocidad. Algunos presentes alertaron lo que estaba ocurriendo, incluso Gendarmería disparó al aire en dos oportunidades -según un parte oficial- para intentar detener al camionero. Sin embargo, el conductor hizo caso omiso a las advertencias y terminó arrollando a Jonathan Gardini, agremiado al Sindicato de Vigiladores.

El transportista detuvo el camión a unos mil metros, donde se encontraba otro retén de vehículos que no avanzaban por el corte de ruta. Cristian S. intentó perderse entre los camiones pero fue alcanzado por personal de Gendarmería, que lo detuvo y trasladó de inmediato.

Como reacción ante lo ocurrido, los manifestantes incendiaron el camión. De hecho, se vivieron momentos desesperantes y de gran conmoción, algunos trabajadores sufrieron descompensaciones y debieron ser asistidos en centros de salud locales.

El conductor fue puesto a disposición de la Justicia, con la intervención del fiscal en turno Aquiles Balbis. Además, fue sometido al control de alcoholemia por personal de tránsito, arrojando el test un 1.6 grs de alcohol en sangre. Cabe señalar que según la nueva Ley de Tránsito N° 24449, el nivel de alcohol debe ser 0 para cualquier conductor.

Dolor por la pérdida

Jonathan Gardini, tenía 38 años y cuatro hijos. Su esposa y su hijo mayor, de 18 años, acudieron al piquete a reconocer a su familiar muerto. Debido a esta dolorosa situación la CGT decidió levantar los piquetes a las 7, y unirse los cientos de trabajadores en R11 y AO12 para brindar una conferencia de prensa.

En ese marco, Edgardo Quiroga de la CGT San Lorenzo denunció que se trató de un “atentado” y exigió una severa investigación de lo sucedido. Asimismo, anunció la interrupción de las medidas hasta el paro nacional de la CGT del 6 de abril, y un duelo por cinco 5 días.

“Debemos tomarnos estos días para reflexionar cómo el gobierno pretende enfrentarnos a pobres contra pobres, a trabajadores contra trabajadores”, indicó. Y agregó: “Si ayer en el Ministerio de Trabajo de la Nación hubiéramos recibido respuesta al reclamo salarial para el complejo industrial de 27.000 pesos, y el compromiso de no despidos por un año, no tendríamos que haber cortado la ruta. Pero la CIARA no se presentó y el gobierno nacional no garantiza las fuentes laborales. Por eso estamos acá”.

También expresó su dolor por la pérdida de un trabajador, ante el grito de cientos de manifestantes reclamando justicia. Consultado sobre si los piquetes no son una medida caduca y peligrosa, el dirigente fue categórico: “Es una medida justa, lo peligroso son los despidos encubiertos”.

Finalmente, responsabilizó al gobierno de Mauricio Macri de enfrentar al pueblo, enmarcando el “atentado” en la inseguridad laboral por despidos, suspensiones, salarios insuficientes y el ajuste. “El miércoles próximo viene a San Lorenzo la ministra (de Seguridad, Patricia) Bullrich, propulsora del protocolo antipiquete. Pero que los trabajadores tengamos que hacer piquetes para ser oídos es responsabilidad del gobierno y las patronales. Si hay respuestas, no hay piquete”, sentenció.