Viernes, 04 Noviembre 2016 02:30

Un encuentro de culturas a través del cine

Escrito por  Mariano Abrach

Del 26 al 30 de octubre tuvo lugar por segundo año consecutivo la Segunda Semana de Cine Árabe en Rosario, muestra del Festival Internacional de Cine Latino Árabe que se realiza en la ciudad de Buenos Aires. Durante cinco días se exhibieron diversas producciones audiovisuales de distintos países en seis sedes de Rosario, con el objetivo de establecer un puente para el encuentro de los pueblos con el cine como medio.

Luego de una exitosa primera edición en 2015, durante cinco días de fines del mes de octubre se realizó el segundo LatinArab Rosario, la Semana de Cine Árabe durante la cual se proyecta una selección del Festival Internacional de Cine Latino Árabe que tiene su sede en Buenos Aires. La organización de dicho festival (Asociación Civil Cine Fértil) participa en coproducción con Imaginero del Mate de Rosario diagramando la programación de trabajos que son parte así como en las demás actividades que conforman este evento.

Según lo describió en conversación con La Brújula de la Mañana el productor en Rosario de la Semana de Cine Árabe, Daniel Soso Azar, esta segunda edición contó con Túnez como país invitado y por ende dio mayor protagonismo en cantidad de filmes a sus producciones, así como tuvo un lugar de preponderancia en la gala de apertura  en el Espacio Cultural Universitario con la presencia de Hiyem Bayoudh, Embajador de la República Tunecina. No obstante, los filmes proyectados en las distintas sedes (los cines El Cairo y Arteón, principalmente) también provinieron de otros países como Egipto, Argelia e incluso Argentina y Francia. Asimismo, se exhibió una serie de cortometrajes de Qatar destinado a escuelas en una sección especial del ciclo con una apuesta a nivel educativo desde el cine, y se realizó una jornada dedicada a Palestina con una charla sobre descolonización a cargo de Saad Chedid, Embajador del Estado de Palestina, seguida de una selección de cortos palestinos de ficción.

De esta manera, se intentó abarcar parte de los 23 países que integran el denominado mundo árabe con la intención de que la audiencia conozca y amplíe la mirada sobre ese mundo. Tal como lo definió Soso Azar: “este grupo de películas vienen a un encuentro con Latinoamérica ya que está ganando espacio en las pantallas de la región en los últimos años, mientras que antes no teníamos la posibilidad de recibir imágenes, historias y voces de aquellas tierras”. Precisamente, continuó el productor, “ese es el objetivo, poner en comunicación, establecer un puente para el encuentro de los pueblos” y según su consideración el cine es una herramienta potente y veraz para conseguirlo.

En cuanto a la composición de la programación, el productor señaló que desde el festival original está la concepción de que convivan (y compitan) los documentales con la ficción al mismo nivel, sobre lo cual señala: “está dejando de tenerse esa idea del documental como algo informativo, que puede llegar a ser aburrido si no pasa un tema que nos interesa. Creo que te sentás a ver un documental tanto como una ficción te atrapa el tema por la forma estética en que está realizado, por un punto de vista que no tenemos, por unas voces que no escuchamos antes. Y eso dispara reflexiones, dudas, querer saber, y encontrarnos en este caso con un mundo que está muy estigmatizado como el mundo árabe”.

No casualmente eso tiene que ver con otro de los objetivos de esta Semana de Cine Árabe, tal como lo explica Soso Azar: “deconstruir esta imagen que se vino construyendo sobre el mundo árabe en las últimas décadas, una imagen que se podría decir hollywoodense, que ha construido Occidente al servicio de ciertos poderes. Realmente es un trabajo bastante amplio y ambicioso pero muy necesario de mostrar de alguna manera a través del cine que es un pueblo que podemos llegar a ser nosotros mismos en otro lugar. De hecho, tenemos una población muy importante en Latinoamérica,  y en Argentina tenemos 4 millones y medio de habitantes entre originarios y descendientes del mundo árabe, es la tercer población del país, lo cual hace que el cine pueda intervenir acercando miradas a gente que no es de la colectividad pero que descubre rasgos que nos constituyeron a nosotros como argentinos. Estuvieron imbuidos en la construcción de nuestras sociedades, porque hace más de 150 años hay árabes en Argentina, no es de ahora”.

De ahí la importancia de un medio como el cinematográfico para exhibir la producción de una cultura que es más cercana de lo que puede parecer en la cotidianidad, y que según considera el productor de este ciclo se trata de “una maravillosa construcción, una integración, un legado social y de comunicación que hay que empezar a compartirlo, que se tiene que visibilizar, está entre nosotros y forma parte nuestra como argentinos. El cine nos da ahora una posibilidad importantísima de traer imágenes y relatos que no podrían ser mostrados de otra forma. La posibilidad de encontrarnos, de reflexionar, de compartir, de festejar culturas, en este encuentro de culturas”.

Podrás encontrar más información en la página de Facebook del ciclo.

Escuchá la entrevista completa: