Miércoles, 26 Octubre 2016 19:04

110 años de historia charrúa

Escrito por  Ignacio Benitez

El club Atlético Central Córdoba cumplió 110 años de la fundación oficial que se llevó a cabo en la sala de espera de la estación Central Córdoba un 20 de octubre de 1906, la estación, ubicada en el Bulevar 27 de Febrero y Juan Manuel de Rosas es parte del paisaje urbano del Parque Hipólito Yrigoyen.  Detrás de la estación se encuentra el Estadio Gabino Sosa, un club con una historia ciclotímica que hoy se encuentra jugando la divisional “C”, pero que pido ganar una copa a nivel nacional que a cualquier equipo le gustaría tener en su vitrina.

Julio Rodríguez es periodista, redactor e historiador deportivo, pero ante todo, él se define como hincha y socio del Central Córdoba, club en el cual fue recabando información a lo largo de los años, “siempre me interesó la historia, fui guardando revistas, fotos, busqué notas, me pasé horas y horas en la hemeroteca” contó Rodríguez. Desde hace 4 años sistematiza el trabajo del club sacando fotos de las viejas actas. Julio es del barrio, su abuelo fue vicepresidente en la década del 50’ y siempre estuvo ligado políticamente a la historia del club, Julio dijo: “El primer registro que tengo como hincha es del año 1988 del equipo que ascendió de la categoría ‘C’ a la ‘B’ ”.

Fundación, tres hechos importantes.

En el club Atlético de Rosario –el más antiguo de la ciudad de Rosario- fundado en marzo de 1867, se encontró información del Charrúa mediante un acta en cual decía que se jugó un torneo en el año 1897,  entre los clubes: Central Argentine Railway Athletic Club (Rosario Central), Atlético de Rosario (Plaza Jewell), alumnos del colegio ingles San Bartolomé y The Córdoba And Rosario Railway Athletic Club, que mantuvo ese nombre hasta 1915, año en que se lo denomino Club Atlético Central Córdoba. En ese sentido Rodríguez aseguró: “Es verosímil esto ya que muchos jugadores que figuraban en ese plantel luego conformaron la comisión directiva en el año 1906, es decir, no había fecha de fundación, pero el club figuraba en los medios de la siguiente manera: ‘Los trabajadores Córdoba and Rosario Railway Athletic Football Club  jugó un partido en Plaza Jewell contra Atlético de Rosario’ ”

El segundo antecedente fue en el año 1905 cuando se fundó la liga rosarina, “tuve acceso a los libros de acta rosarina y en uno de ellos decía que en abril de 1905 se presentaron las autoridades de Córdoba and Rosario Railway, pidiendo la afiliación a la liga y se aceptó. De esa manera Central Córdoba jugó el primer campeonato de la liga de la ciudad”

En 1906 la liga rosarina le pidió formalmente al club que se organice estatutariamente para poder seguir jugando, se decidió organizar el club para poder participar de la liga, Rodríguez explicó: “Los diario de esa época informaban  que mediante una asamblea el 9 octubre de 1906 en la sala de espera de la estación se funda al club en la calle 27 de febrero y Juan Manuel de Rosas, la mayoría de los trabajadores de la empresa eran miembros de la comisión, se nombró a Zenon Cabral, quien paradojamente, luego fuera uno de los socios fundadores y primer presidente de su clásico rival, Argentino de Rosario, para conformar la nueva comisión y fundar el club oficialmente” y agregó “el 20 de octubre Cabral reunió al vicepresidente y tres trabajadores más de la empresa y se abrió el acta número uno, fue aprobada en ese mes. Se decidió no cobrar cuota hasta diciembre de 1906 y designar como socio fundador a todo aquel que ingrese al club como socio hasta ese día”

El Gabino, un estadio único en Argentina

El estadio que hoy se encuentra entre las manzanas de las calles Juan Manuel de Rosas, 1º de Mayo, Gálvez y Virasoro está orientado de oeste a este, es decir, es el único estadio en Argentina con los arcos orientados de esa manera. “Antiguamente estaba en frente de la estación donde se encuentra el Club Atalaya, eso era todo campo, luego el estadio se mudó entre las manzanas de Laprida, Buenos Aires, Viamonte y  27 de Ocampo. La Empresa Chiesa Hnos. que era un depósito de madera en 1907 la empresa le entrega el terreno al club, no está clara la causa, ni siquiera se sabe si fue una donación” sostuvo Julio Rodríguez y agregó, “los arcos miraban de norte a sur, el estadio cambio de orientación para aprovechar mejor el terreno y poder ampliar el campo de juego. La determinación se  tomó tras el ascenso a primera división en el año 1957 para obtener las medidas acordes a la categoría de primera”. Se decidió dar vuelta la cancha, es decir que los arcos se ubicaron de Rosas a Primero de Mayo, ese cambio se realizó en el año 1959, según Rodríguez esa disposición es la única en el país y cree que no está permitida, ya que el reflejo del sol molesta la visual de los jugadores y sobre todo del arquero, dijo en ese sentido “al arquero visitante lo mata el sol, Central Córdoba ganó muchos partidos con el arquero visitante mirando hacia el oeste, no tenés forma de tapar el sol porque está de frente, he visto arqueros masacrados por el sol” dijo entre risas Rodríguez y aseguró “los arqueros de Córdoba eligen atajar en el primer tiempo ahí,  para que en el segundo tiempo el sol empiece a bajar lo mate al visitante”. En el año 1959 el estadio tenía cuatro tribunas, por la copa Semino  dicen que hubo 40.000 personas en una final con Newell's Old Boys, un triangular en el que jugaban Central Córdoba, Rosario Central y Newell's Old Boys, el torneo estaba organizado por el círculo de prensa rosarino. Humbreto Semino era presidente de Newell's Old Boys y donó la copa, para ese torneo amistoso que ganó “el charrúa”. En el año 1969 se le da al estadio el nombre de un ídolo del club, estadio “Gabino Sosa”.

¿Por qué charrúas?

La denominación de “charrúas” proviene de Alejandro Berrutti, dramaturgo importante de la época,  quien en “La Nota”, diario satírico dirigido por el mismo Berrutti, y con motivo de una polémica con Claro Arturo Charra, representante de Central Córdoba en la Liga Rosarina, convirtió a Charra en Charrúa, apodo que quedó para siempre como calificativo del club y sus representantes.

Campeón de la copa Beccar Varella en cancha de River Plate.

La copa Beccar Varela fue un torneo federal, el formato de torneo era parecido a lo que es hoy la Copa Argentina, los equipos se eliminaban a un partido y se jugaba en cancha neutral, empatar implicaba jugar 24 horas después para definirlo. Participaron como invitados equipos de las ligas rosarina, santafesina, cordobesa y cuatro clubes uruguayos además de los de Buenos Aires. El charrúa obtuvo la copa Beccar Varela en el año 1934, torneo organizado por la Asociación Argentina de Futbol, llamada así en ese momento y que actualmente es la AFA (Asociación de Futbol Argentino), se jugaba por zonas, en la zona rosarina Central Córdoba clasificó con  Nacional en 1933, club que actualmente se llama Argentino de Rosario y es su clásico rival, los ganadores de las provincias ingresaban en octavos de final para unirse a los de Buenos Aires. Contó Rodríguez, “Central Córdoba le ganó a Platense en la vieja cancha de River Plate, estadio que se ubicaba en el barrio de La Recoletta, en cuartos eliminó a Atlanta en cancha de Newells, de esa manera pasó a la semifinal contra Gimnasia de Santa Fe, se jugó en Villa Crespo en la cancha de Atlanta.

Córdoba ganó todos los partidos, la final se jugó en cancha de River Plate contra Racing Club de Avellaneda, defensor en ese momento del título. Fueron 4000 hincas de Rosario y contaron con el apoyo de hinchas de River, en un estadio colmado por gente de Racing, Central Córdoba se proclamó campeón sin que el partido termine” en ese sentido detalló Rodríguez “Racing comenzó ganando 1 a 0, luego Córdoba tuvo un penal, lo erró Telmo Collins y a pesar de eso se puso 2 a1 con dos goles de Tomas Mazolla Constantino, Racing empató faltando poco para el final y restando 2 minutos, el árbitro uruguayo dio penal para el “charrúa”, en ese contexto, la gente de Racing no dejó que se pateara el penal, fue un escándalo, los jugadores se fueron de la cancha abucheados y de esa manera el árbitro proclamó campeón a Central Córdoba, mientras Collins se quedó esperando para patear, el árbitro salió del camarín y avisó a Gabino Sosa que el club era el ganador del torneo, se confirmó en la misma semana mediante un comunicado que dio la Asociación Argentina de Fútbol”. El trofeo se encuentra restaurado en la sede del club.

El Negro, Capote y el Trinche. Los máximos ídolos.

Si bien Central Córdoba es un club en donde se practican otras disciplinas, el fútbol fue y es determinante en la vida social y deportiva de la institución, “la mayoría de los que hoy somos socios nos conocimos yendo a la cancha de charrúa o antes compartiendo viajes de visitante” aseguró Rodríguez. Según Carlos Durhand, que es otro apasionado por las estadísticas y la historia del fútbol de la ciudad de Rosario, el jugador que más vistió la camiseta del charrúa en la era profesional fue Andrés Emilio Radice que disputo 356 cotejos, y en la era amateur fue quien le diera su nombre al estadio, el jugador Gabino Sosa con 408 partidos.

Los socios e hinchas del club hablan de Gabino Sosa con mucho cariño a pesar de no haberlo visto jugar, el historiador del club Julio Rodríguez contó entusiasmado, “El ‘Negro’ Gabino Sosa fue el primer jugador de Central Córdoba que jugó para la selección Argentina y ganó el primer título de la selección en Buenos Aires, es decir, el  ‘Negro’ participó siendo jugador de club, un orgullo para la institución, también participó en 1926 en chile” con respecto al recorrido de la carrera de Sosa agregó “Gabino jugo 22 años en el club, solo jugó un año en el club cordobés Instituto Central Córdoba justamente en el año 1920 porque le tocó el servicio militar ahí. Gabino debuto en 1916 y juega hasta 1938, representó una escuela del fútbol”

Vicente “Capote” De la Mata jugó en 1935 y 1936 en el elenco de Central Córdoba junto a Gabino Sosa y ganó el campeonato Molinas, según Rodríguez este hecho  lo catapultó a jugar en la selección, en el año 1937 fue transferido a Independiente. En 1953 volvió al “Charrua” para jugar hasta 1955, Capote fue la única persona en la historia que fue jugador, directivo y técnico a la misma vez, explicó Rodríguez al respecto, “en esa época los jugadores eran socios, hoy en día no existe ese arraigo en el club, en los padrones si te fijas, no figuran jugadores socios desde hace 20 años” y sobre Capote dijo: ‘Vicente de la Mata después de 1955 jugó en Leones y volvió al club siendo técnico en la década 60 y falleció en agosto del 1980, siendo mozo del bar ‘Capote’, lugar que todavía funciona en la esquina de calle Corrientes y Urquiza, De la Mata era dueño y hacía las veces de mozo. En esa época la mayoría de los jugadores ponían fondas, rotiserías, bares; era una inversión en aquella época, él le puso su apodo al bar”.

Después de quedar libre de Rosario Central y de un paso corto por Flandria, Tomás Felipe “el Trinche” Carlovich llegó al Charrúa en el año 1972, en el primer amistoso convirtió dos goles contra Sarmiento de Junín e inmediatamente firmo para el club, el historiador detalló el paso del ídolo por la institución y sus logros, “en el año 1972 se gestó el equipo campeón del año siguiente, en 1973 se ganó el campeonato de la división “C” de punta a punta. Los que vieron a ese equipo dicen que fue uno de los mejores de la historia del club, jugaban de memoria”  y agregó “el trinche marcó una época, un fútbol de gambeta y pelota al piso, rodeado de un gran equipo, él arrancó acá como número cinco (mediocampista) con los años terminó de enganche”.

El equipo según el historiador del club, siguió con su buen andar el año 1974 y eso hizo que llegaran a jugar un cuadrangular para ascender a primera, Central Córdoba quedó cerca del ascenso. En el año 1974 formó parte del famoso el combinado rosarino que le ganó al seleccionado Argentino, la selección estaba conformada por cinco jugadores de central, cinco de Newells y dos de Central Córdoba, “El Trinche” fue uno de ellos, “jugó Mario Alberto kempes para Rosario, los mismos jugadores cuentan que le hicieron precio a la selección, Aldo Pedro Poy marcó el único gol para Argentina, entre otros jugaban Quique Wolff y Rene Houseman” dijo Rodriguez y agregó “en 1975 ‘El Trinche’ fue transferido a Independiente Rivadavia de Mendoza, en 1977 se fue a Colón, jugó dos partidos en primera y se lesionó. En el año1979 jugando para Deportivo Maipú de Mendoza volvió a jugar pero esta vez para un combinado de Mendoza, vencieron al Milan de Italia por tres a uno y según El Trinche fue tan importante como aquel de 1974”.

El trinche volvió en el 1980 para jugar en el “Charrúa”. En 1982 su gambeta aparece en el cine nacional, “en la película ‘Se acabó el Curro, donde trabaja Victor Laplace y Julio de Gracia, el mismo que actúa en Esperando la Carroza y que estaba casado con una flaca, cuenta Julio Rodríguez entre risas, al respecto detalló de qué se trató la película en la que apareció el jugador, “Laplace era un representante peruano, un chanta  que quería comprar un jugador argentino y va a ver ese partido en el que se lo ve a Carlovich gambeteando a otro jugador”

 

 

Se lamentó Rodríguez, ya que no  consiguió el partido entero, “mi amigo del diario Olé encontró la película, habló con el director, pero le dijo que no tenía el partido, ya que lo había filmado por etapas”. Esa y otro video que subió Difilm, que tiene archivo de imágenes dedicado a la conservación, restauración y comercialización de material histórico.

 

 

Por ahora es lo único fílmico que hay del él.

“Era otra época no había televisión, los sueldos eran bajos, equipos muy difíciles en canchas donde en los córner  agarraban de la camiseta los hinchas a los jugadores, o terrenos en los que habían víboras” ejemplificó Rodríguez.

En 1982 Carlovich ascendió jugando como enganche en el equipo del técnico Ricardo palma a primera B, en el 1983 jugó en primera “B”, en el año 1984 se fue a jugar a Cañada de Gómez. En el año 1986 con 40 años los dirigentes del Charrúa lo llamaron de nuevo porque el equipo pasaba un mal momento, esa fue su última temporada  en el ascenso. En el 2009 durante un caos institucional, se puso el buzo y asumió como técnico  haciendo una campaña discreta con el equipo de barrio “La Tablada”, Julio Rodríguez formó parte de la comisión en ese momento, dijo: “Fue muy difícil para la comisión de ese momento decirle que no seguía a un ídolo, a mi entender le faltó fogueo como técnico, perdió tres partidos seguidos y parte de la comisión decidió que no siguiera siendo técnico del primer equipo”. Los socios charrúas lo describen al “Trinche” como un tipo de perfil bajo, “Se lo ve por el Gabino, es un tipo de barrio que siempre llevó una vida bohemia, y pasa la mayoría de su tiempo en su lugar, el Siete de Setiembre” señaló Rodríguez.

Del apogeo al saqueo institucional

La etapa de apogeo del club en cuanto a lo deportivo fue en la década del 30’, por la cantidad de títulos obtenidos aparte de la calidad y cantidad de jugadores transferidos, no obstante,  la etapa social más próspera fue en la década del 50’, explicó Rodríguez al respecto, “el club tuvo su crecimiento con la llegada de Perón, para el club ocurrieron hecho trascendentes como la obtención de la sede de calle San Martín al 3250, en el año 1957 se compró el estadio por un grupo de socios, fue un beneficio para nuestra historia ya que no se puede embargar, al contrario de lo que sucede con la sede, siempre ha tenido problemas de embargo y remates ante los juicios. La idea en un futuro cercano va a ser presentar un proyecto de patrimonio histórico para poder salvaguardar el lugar y en un futuro poder mejorarlo” y agregó “En esa década se organizaban fiestas de corsos y carnavales en el club, entre el 1957 y 1959 Central Cordoba llegó a tener 10.000 socios. Se practicaba pelota paleta, bochas, se hizo un bufett, venían los trabajadores a jugar al billar, se construyó la cancha de básquet y el salón de usos múltiples que se usaba para los bailes de carnaval, hasta vino a tocar alguna vez Alberto Castillo”.

Intento de offside

El “charrúa” estuvo cerca del ascenso a primera división en la decada del 90’ en dos ocasiones, en  el octogonal de 1993 disputo la final contra Gimnasia y Tiro de Salta y perdió, en el año 1996 se dio una situación esquizofrénica según el historiador del club, “en el apertura terminamos últimos y penúltimos en la taba de promedios, en ese momento había tres descensos en en el nacional ‘B’  y Centra Córdoba estaba muy comprometido” explicó y agregó “en el clausura se dio un hecho insólito, estuvimos peleando el descenso y el campeonato hasta el final. Se dio un situación de lamentable en el partido con Talleres de Córdoba que peleaba el campeonato con nosotros” contó Rodríguez con un dejo de impotencia, que el sargento Giménez les robó el partido contra los cordobeses, “Talleres de Córdoba tenía un equipo muy competitivo con Dertycia, los hermanos Graieb. Jugamos en el Chateau Carreras, veníamos punteros y le llevábamos un punto a Talleres. Arrancaron ganando ellos a los 8’ minutos con gol de Oscar Dertyicia y se lo empatamos en el segundo tiempo con gol de Sergio Oscar Stachiotti, el árbitro que era el “Sargento” Gimenez anuló el gol, después  se justificaron con el juez de línea que fue ‘intento de offside’, inédito. Al partido lo transmitió canal 9 y comentó Fernando Niembro quien en ese momento dijo que nos robaron el partido. El equipo se vino un poco abajo después de ese partido, igual terminamos segundos y nos salvamos del descenso”.

Reality Charrúa

En el año 2008 llegó el periodista y director Cecilio Flematti con la idea de montar un reality  show como como sucedió con “Atlas la otra pasión”, equipo de la divisional “ D”. Se iba a llamar "Central Córdoba, causa ciudadana" y supuestamente iba a ser televisado por Canal Cinco. Con esa premisa la dirigencia de  Central Córdoba comenzó a armar un plantel con experiencia, sumó a Silvio Carrario como DT. Sin embargo el proyecto nunca se llevó a cabo, pero el club desembolsó mucho dinero en jugadores “experimentados”. Rodríguez al respecto dijo: “Quisieron hacer un reality en el club y salió pésimo ya que se buscó financiamiento externo y se endeudó al club, llegaron jugadores viejos” y agregó “cuando llegó gente de afuera nunca nada salió bien en el club, en ese momento llegaron jugadores que no conocían la categoría, ese plantel oneroso generó un caos institucional, derivó en descenso del 2010”.

La vuelta de los jóvenes al club

En estos momentos la dirigencia busca renovación y que los jóvenes vuelvan al club, no obstante, teniendo en cuenta que el socio dejo de participar y que se vació la identidad dejando abandonada la sede. Se conformó  una comisión de jóvenes, en ese sentido Rodríguez dijo: Nos juntamos un 11 de febrero, fecha que ganamos la Beccar Varela, empezamos a convocar a jóvenes, a partir del año pasado dijimos vamos a empezar a festejar 110 años en el club como en los viejos tiempos. La gente de ciudad futura nos convocó y presentamos un proyecto mediante ese bloque para que el festejo se declare de interés municipal, el beneficio fue un subsidio para llevar a cabo el evento” y agregó “Estamos haciendo nuestras primeras armas, reflotando al club, nos va a servir para formarnos, la comisión nos cedió el espacio y lo tenemos que aprovechar”.  

Hoy los socios buscan que el club resurja tras un vaciamiento total, la tarea es difícil, el barrio se tiene que acostumbrar nuevamente a que la institución este en movimiento y que los socios se sientan parte de esa transformación.

Entrevista a Fernanda Mamani, de la subcomisión de Jóvenes de Central Córdoba