Miércoles, 19 Octubre 2016 23:23

Un pacto para evitar el conflicto social

Escrito por  Ignacio Cagliero

De cara a la “Mesa de diálogo para la producción y el trabajo”, el economista Julio Gambina ofreció un análisis del panorama nacional. El encuentro entre gobierno, CGT y empresarios discutió un bono de fin de año y  llegar a un acuerdo para terminar 2016 “sin conflicto social”. También refirió al Coloquio de IDEA, que reúne a los principales empresarios del país: “No hay un pronóstico importante de reactivación de la economía”, afirmó.

El gobierno nacional reunio en una mesa de diálogo a la Confederación General del Trabajo (CGT) y a empresarios. El acuerdo anunciado por el gobierno tuvo en el centro un bono de $2000 como piso, para que cada sindicato arregle con su sector. El miércoles pasado, luego de una primera reunión con la CGT, el Ejecutivo anunció un bono de $1.000 para los jubilados que reciben la mínima y para los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH); así como una exención del Impuesto a las Ganancias para los trabajadores que cobren un aguinaldo por debajo de los 15 mil pesos y salarios brutos por 55 mil pesos.

En comunicación con La Brújula de la Mañana que se emite por Radio Wox, el economista Julio Gambina definió a esta mesa de negociación como un “proyecto de pacto social”; y explicó que “hay una idea de trabajadores, empresarios y gobierno de acordar cómo llegar a fin de año sin conflicto”.
La última semana el debate estuvo puesto en si la CGT anunciaba un paro general; sin embargo, los encuentros con el gobierno darían por descartada esta alternativa.

“No se trata de hacer un paro o no, sino de cómo se discute la pérdida de ingresos de la mayoría de la sociedad, que son los trabajadores”, comentó el economista.
En ese sentido, remarcó que el gobierno privilegia la negociación con la CGT unificada, pero que también existe un inconformismo de parte de las dos Centrales de Trabajadores de la Argentina (CTA) y de una “treintena” de gremios de la CGT, que no se sienten representadas. “El tema da vueltas en torno a lo que sea capaz de conseguir el gobierno de los empresarios para frenar el conflicto, o el peso que tenga la demanda social reclamando intervenir en la distribución del ingreso”, resumió.

El analista también advirtió que la negociación puede traer un beneficio económico para los trabajadores, pero en detrimento de sus derechos: “Hay una intencionalidad del gobierno, y de las patronales en Argentina, de una nueva ronda de reformas laborales regresivas”, apuntó. Y agregó: “Mesa de diálogo es lo que llamo ‘pacto social’. Es sentarse en una mesa y discutir un acuerdo entre empresarios y trabajadores, convalidado o garantizado por el Estado”.

Los empresarios y la política económica

A pesar de la reciente unificación de la CGT, algunos sectores rechazaron las negociaciones con el gobierno. El tema de fondo, según Gambina, es que algunos sindicatos plantean la apertura de paritarias, pero desde la central obrera no se avanza en ese tema.

La discusión resurgió tras el 51º Coloquio de IDEA (Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina), que se realizó en Mar del Plata. Allí el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, sugirió que en 2017 las paritarias podrían estar por encima de la inflación prevista (entre un 18% y un 20%) y enfatizó que no se puede recuperar la inflación pasada. “La inflación pasada del año que viene, es la de este año. Y este año hay unos 10 ó 12 puntos de pérdida para los trabajadores, que negociaron paritarias en torno al 30% ó 32% para una inflación prevista en 40% ó 41%”, explicó.

El Coloquio de IDEA reúne a los principales empresarios del país y este año contó con la presencia del Presidente Mauricio Macri, luego de 14 años sin que un primer mandatario asista al evento. Al respecto, Gambina comentó que “los empresarios se fueron con elogios a la política económica”. No obstante, si se analizan las encuestas respecto al año que viene (en cuanto a incremento de personal o desarrollo de inversiones), las respuestas fueron negativas; con lo cual “suena a elogio ideológico y no a elogio con efectividad que suponga inversión”.

Por último, señaló que “no hay un pronóstico importante de reactivación de la economía ni siquiera para 2017, aún cuando el presupuesto habla de un crecimiento del 3,5%”. En esa línea, insistió en que el tema central es ver cómo evoluciona el conflicto social: “Diciembre abre las puertas al próximo año, que es de elecciones de medio tiempo; por lo tanto es un mes clave para pensar cómo sigue la disputa de consenso en la sociedad”, sentenció.
Escuchá la columna completa en La Brújula de la Mañana.

Foto: La Nación