Viernes, 14 Octubre 2016 21:10

El Ciudadano y el permanente estado de alerta permanente

Escrito por  Ignacio Cagliero

El Ciudadano cerrará sus puertas ante la decisión del grupo Indalo de desprenderse del medio. La decisión afecta a más de 80 trabajadores, aunque el grupo dirigido por Cristóbal López se comprometió a pagar las indemnizaciones correspondientes. Sin embargo, los trabajadores no descartan la idea de repensar el medio de cara al futuro. No es la primera vez que el diario se enfrenta a este tipo de situación.

El grupo empresarial Indalo Media, informó está semana al Sindicato de Prensa Rosario (SPR) la decisión de cerrar el diario El Ciudadano. La empresa plantea el pago total de las indemnizaciones correspondientes a los más de 80 trabajadores que posee el medio, aunque todavía resta ponerse de acuerdo en cuánto es el monto indemnizatorio y la forma de pago. El diario seguirá publicándose, por lo menos hasta fines de octubre, mientras las partes se ponen de acuerdo.

En comunicación con el programa La Brújula de la Mañana en radio Wox, Juan Pablo Sarkissian, periodista y miembro de la comisión directiva del sindicato, explicó que este fin de semana viajarán a Buenos Aires a plantear algunas condiciones de cara al desprendimiento del grupo empresarial dirigido por Cristóbal López para con el medio rosarino. “Si hay acuerdo, estamos dispuestos a transitarlo. Si no hay acuerdo, tenemos un problema”

En ese sentido una de los requisitos de los trabajadores de prensa es en el importe de las indemnizaciones: “Nosotros hemos hecho nuestros cálculos, evaluando cada una de las aristas que la empresa debe, no solo con los trabajadores, sino también, con los trabajadores de forma indirecta” explicó el sindicalista, y agregó que con estos últimos hay una deuda importante en lo que es el pago de obra social. Otro de los planteos que presentarán los empleados del diario es que se les compute el pago del mes de octubre, ya que el trámite que conlleva toda la operación técnica administrativa, en caso que haya acuerdo, calculan que se terminaría haciendo cerca de fin de mes.

Hasta el momento la empresa se comprometió a reconocer los derechos de los trabajadores y a pagar las indemnizaciones correspondientes según la Ley de Contrato de Trabajo, y el Estatuto del Periodista (Ley 12.908). “Eso es lo verbal. Ahora a eso hay que formalizarlo, después acordar la forma de pago, y que se cumpla”, aclaró el periodista.

Los Motivos

En cuanto a los motivos que llevaron al grupo Indalo a desligarse del diario rosarino, Sarkissian comentó que “el discurso ya es conocido”, y deslizó que sería una cuestión de “rentabilidad”. “Nosotros tratamos de explicarles y proponerles una cantidad de alternativas, porque creemos que este diario es posible, fue nuestra consigna en nuestro primer cierre allá por el año 2000. De cualquier modo, los argumentos no los convencen, y ellos deciden que esta etapa está resuelta, por lo menos con ellos”, explicó.

Ante la falta de alternativas, los trabajadores del diario, que actualmente se encuentran en estado de asamblea permanente, decidieron transitar el camino propuesto por el grupo empresarial e intentar acordar una indemnización justa. Sin embargo, no rechazan la posibilidad de que el diario vuelva a reorganizarse para poder seguir saliendo en la proximidad: “que el este cierre eventual por parte de la empresa no quiere decir que no aspiramos a repensarnos como una alternativa hacia el futuro”, aclaró el periodista, y admitió que, una vez resuelto el conflicto “hay una voluntad general de parte de los trabajadores de dar alguna alternativa”
En ese sentido, Sarkissian argumentó que, si se llega a un acuerdo, sería la primera vez, de todos los cierres que tuvo el diario, que los trabajadores recibirían una indemnización. “Eso nos da cierto margen para poder transitar un tiempo hasta que la situación se acomoda”.

Una historia que se repite

Esta no es la primera vez que el diario se enfrenta a un momento de crisis e incertidumbre en cuanto su continuidad. El Ciudadano fue fundado en octubre de 1998 por Osvaldo Vignatti, pero a los pocos meses, el empresario se asoció con el grupo Vila – Manzano (dueño de multimedios La Capital). De allí en adelante el diario fue cambiando de dueños hasta que en 2014, el Grupo Indalo Media, se hizo cargo de su explotación.
A pesar de esto, sus trabajadores siempre supieron organizarse para revertir la situación. “Ya tenemos cierta práctica, ya hemos hecho pilas de asambleas, y seguimos en estado de alerta permanente. En realidad, el estado de alerta permanente nunca lo levantamos. Lo decretamos hace 17 años y seguimos en estado de alerta”, bromeó el periodista.