Viernes, 14 Octubre 2016 21:05

En apoyo a las recuperadas

Escrito por  Tamara Fernández Casal

El proyecto de ley presentado por el Frente Progresista Cívico y Social para otorgar apoyo y asistencia a empresas recuperadas de la provincia de Santa Fe, obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados. Esta herramienta legal otorga a los trabajadores nucleados en cooperativas la posibilidad de obtener sustento económico, jurídico y técnico para hacer frente a la crisis que afecta al sector productivo en la actualidad.

Según el Cuarto Relevamiento Nacional de las Empresas Recuperadas de diciembre 2013, existen 26 empresas recuperadas sostenidas directamente por 1200 trabajadores, que diariamente sostienen de este modo su fuente laboral. La ley busca brindar un marco legal para que el Gobierno Provincial, mediante el Ministerio de

 

Producción, otorgue medios concretos para acompañarlas y asistirlas en cada aspecto de su actividad

El temor por la pérdida de más fuentes de trabajo y la decisión de algunos empresarios de vender o liquidar sus empresas, pone en riesgo la continuidad de las pymes en plena crisis económica. Esta situación obliga a tomar medidas para evitar el cierre definitivo de empresas chicas o cooperativas que surgieron por la necesidad y la decisión de un grupo de trabajadores luego del cierre de sus lugares de trabajo. Esta ley no solo se presenta como una ayuda para el sector, sino también como una opción para que, ante un eventual cierre, opten por la creación de un espacio cooperativo. La finalidad argumentada: otorgar solvencia y apoyo a las cooperativas para despertar el interés y crear nuevos espacios llevados adelante por sus trabajadores.

El diputado Joaquín Blanco, uno de los autores del proyecto aprobado el pasado 22 de septiembre, explica que la idea surge de la experiencia de las empresas recuperadas de la provincia de Santa Fe, que nacieron en el país a partir de la crisis económica y social del 2001, donde se atravesó el cierre de una cantidad considerable de empresas. “Muchos trabajadores se encontraban con quiebras fraudulentas, con abandonos de los patrones, vaciamientos de firmas, y ante este escenario ellos mismos decidieron no bajar los brazos y constituirse en cooperativas de trabajo para poder sostener las fábricas y negocios en actividad”.

Las que están dentro de este régimen son todas aquellas empresas que se han cooperativizado. Forman parte de etas, los ex trabajadores del lavadero Virasoro, Mil Hojas, la gente de la Cooperativa yerba mate La Hoja, Fabricaciones Rosario, Cooperativa Unión Narampol en Santa Fe, el frigorífico Santa Isabel en el sur de la provincia. Son empresas con trabajo autogestivo a partir de la formación de cooperativas que, al extinguirse la relación con la empresa anterior, llevan adelante su funcionamiento en el mismo lugar y con las mismas máquinas.

Muchas de ellas están nucleadas en la recientemente constituida Federación Autogestión, Cooperativismo, Trabajo (Actra). La misma está conformada por empresas recuperadas y cooperativas de trabajo como las bonaerenses Textiles Pigüé, ex Gatic (Bs. As.), Acoplados del Oeste (ex Pettinari), de Merlo, Mam y Metalúrgica Las Varillas (ex Zanello) de Cordoba y las santafesinas Vitrofin ,de Cañada de Gómez, La Cabaña, Herramientas Unión (ex Lentini), Mil Hojas, Lo Mejor del Centro y Nubacoop (ex bar Kanter), de Rosario; como así también  las cooperativas Distrito Siete, Misión Anti Inflación, Trabajadores Rurales Unidos y La Masa. Según su propia autodefinición, esta Federación busca coincidir en un espacio institucional donde participan aquellos que sostienen prácticas cooperativas que permiten una forma de economía distinta, más “equilibrada y justa” y que a partir de las experiencias de sus integrantes puedan potenciar las de cada una de las empresas que forman parte.

Si bien están organizadas, la figura del estado sigue siendo primordial. Ante esto, el edil manifestó que la ley pretende brindarles asistencia permanente, al entender que necesitan ayuda gratuita en lo jurídico, ya que “aún existen algunos pícaros abogados que intentan liquidar y rematar los bienes de las antiguas empresas aprovechándose que son procesos judiciales que duran muchos años”.  Por otro lado, indicó que requieren créditos para seguir produciendo, porque “lamentablemente los bancos privados no les prestan a las empresas recuperadas que se están constituyendo, cuando en realidad necesitan acceso al crédito para poder producir y crecer, al igual que cualquier otra empresa”. También nombró la necesaria asistencia en el gerenciamiento para poder desarrollar nuevos productos, abrir nuevos mercados y poder exportar. “Esto es fundamental  porque el movimiento de empresas recuperadas no quiere vivir de subsidios del estado, quieren competir de igual a igual con las privadas nacionales e internacionales, pero demandan poder hacerlo en igualdad de condiciones”, siendo elemental la presencia del estado para ayudarlos.

Un modelo distinto de relación laboral

El artículo 3 del proyecto de ley se señala que una empresa recuperada es aquella que ha sido rescatada por sus trabajadores ante el cierre, abandono o cese de actividades, pasando de la “gestión privada a la gestión colectiva de sus antiguos asalariados, organizados bajo la forma jurídica de cooperativas de trabajo o en trámite de constitución”. Son consideradas “unidades económicas-productivas o de servicios” colectivas donde los mismos trabajadores llevan adelante la totalidad de las actividades de la empresa.

En los fundamentos y argumentos del mismo, se presenta un recorrido desde las primeras empresas de este tipo que surgen en la década del 50`con el surgimiento de la Cooperativa Industrial, Textil, Argentina de Producción y Consumo Ltda. Luego se indica como a partir de la crisis del 2001, aumentaron los casos de trabajadores que empezaron a hacerse cargo de las empresas donde desarrollaban sus empleos, conformando cooperativas para mantener sus puestos de trabajo.

En relación a esto, Joaquín Blanco indica que es importante tener en cuenta que en estos casos dejan de ser trabajadores asalariados y pasan a ser dueños cooperativos de la empresa de un momento a otro. “Tienen que asumir tareas de venta, de logística, administrativas, cuando en la mayoría de los casos no estuvieron preparados ni se imaginaban tener que asumir esta tarea”. Por ese motivo, en el proyecto presentado, argumenta que es fundamental acompañarlos en el proceso para continuar aportando al “fortalecimiento de las políticas públicas provinciales en materia de protección y apoyo a las empresas recuperadas”.

Según expresó, en la actualidad hay 80 pymes que están en procesos de crisis al tener dificultades para  pagar salarios y con propuestas de ventas a otras empresas. Esta ley, junto con la legislación existente, como ser la Ley Nº 7.534, puede funcionar como una herramienta, para que más trabajadores decidan sostenerse en cooperativas. “Este es una definición ideológica muy fuerte, el interés social está puesto en la continuidad laboral, no en la liquidación de las empresas”.

Escuchá la entrevista completa:

 

Fotografía: RedaccionRosario.com