Viernes, 14 Octubre 2016 21:00

Las cláusulas secretas de un prestamo off shore

Escrito por  Sofía Arnoldi

Tras el fallo de la corte, el diputado Ruben Giustiniani dio a conocer el contrato entre las petroleras YPF y Chevrón por la explotación de hidrocarburos en Vaca Muerta. Alejandro Olmos Gaona quien participó de la presentación informó que “Chevrón en un simple prestamista de dinero a YPF”.

En diálogo con La Brujula de la Mañana, Olmos Gaona comentó que luego de que los abogados de YPF “hicieran chicanas de todo tipo para postergar la entrega”, trescientos días después se pudo ver el contrato, definiéndolo como “un documentos bastante extenso”. Además dejó en claro el objetivo del mismo: “la estructura está planteada para que, en caso que haya algún tipo de riesgo ambiental, afectación a las poblaciones que viven en esa zona, Chevrón no tenga ninguna responsabilidad y recaiga exclusivamente en YPF”.

“El contrato, primero no fue firmado por YPF, sino por una offshore de YPF en Estados Unidos con otra offshore de Chevrón. Es decir, esto seguramente se ha hecho para evitar problemas derivados del juicio que tiene Chevron en Ecuador”, indicó Gaona. Recordemos que en 2015 la Corte Suprema de Canadá falló a favor de campesinos e indígenas ecuatorianos para percibir una indemnización equivalente a 9500 millones de dólares referido a la contaminación ambiental generada por Texaco (empresa de Chevrón), en la amazona ecuatoriana.

Pero además, “otra de las cosas notables es que se han constituido otras sociedades con contratos entre mezclados que no fueron entregados”. Por lo que mediante pedido de justicia, van a solicitar se muestren los contratos restantes, aunque “seguramente se van a negar entregarlos”, comentó.

El historiador también hizo hincapié en cuestiones que no habían trascendido. “No es un contrato por el cual Chevrón invierte Vaca Muerta a riesgo o de acuerdo a ese tipo de concesiones que se hacen, sino que Chevrón es un simple prestamista de dinero a YPF, con tasas de interés fijadas, inclusive con punitorios fijados en caso de incumplimientos”.  A cambio, “YPF le da el cincuenta por ciento de lo que oportunamente se extraiga a esta empresa offshore constituida en Bermudas”.

Aportando otro dato, informa que “el contrato en caso de discrepancia está sometido a las leyes de Estado de Nueva York, y en caso de una acción judicial, a los tribunales de París”, quienes son los que tendrán que dirimir quién tiene razón ante un conflicto.

Continuidad política al ocultamiento

“Hay una multitud de cosas que, por supuesto, justifican por qué no querían mostrar el contrato”, indicó Olmos Gaona. Desde “cuestiones relacionadas con la transferencia de divisas sin control” hasta “posibles temas de evasión fiscal”. Sumado a varias sociedades que están mencionadas en el contrato, “una constituida en el Uruguay, otra en Bermudas, otra en Delaware y una constituida en Argentina, que es una compañía de hidrocarburos, subconsecionaria de todo esto”.

Alejandro explica que, si bien el “la negativa a mostrar el contrato fue hecha por la anterior administración de la Sra. Cristina Fernández de Kirchner”; la nueva administración ha continuado con lo mismo. Es decir, “hay una continuidad a sustraer toda esta operatoria al conocimiento público”.

A colación de la reflexión anterior, Gaona invita a expresiones políticas minoritarias a cuestionar este tema que hace a nuestra soberanía aunque “lamentablemente, el congreso nacional esta manejado por el Frente para la Victoria y por Cambiemos”. “Lo que tenemos que hacer es tratar de que la dirigencia política cuestione esto seriamente, no se quede con que ya fue firmado y está así”.

Para finalizar, no deja muchas expectativas de que la situación cambie: “como vemos que hay una continuidad en el anterior gobierno y el actual en este tipo de negocios, en este momento sería imposible cambiar esta situación. En caso de que hubiera otra perspectiva política, otro gobierno, otras posibilidades en unos años, quizá la cosa podría ser distinta”.

Escuchá la entrevista completa: