Domingo, 09 Octubre 2016 16:29

Mujeres de todo el país que se encuentran, debaten y exigen

Escrito por  Germán Mangione

Durante el XXXI Encuentro Nacional de Mujeres que se desarrolla en Rosario este fin de semana, unas 70 mil mujeres llegan desde diferentes puntos del país para debatir, escuchar y contar experiencias. Al mismo tiempo, se reúnen para exigir avances en políticas vinculadas a la realidad que hoy viven por el hecho de ser mujeres.

“Vengo a informarme, a capacitarme, a llevarme una buena experiencia, a compartir, a recibir, y la mejor, como siempre; uno viene predispuesto, entonces está bueno recibir y alimentarse de todo lo que ofrece, en este caso, Rosario”, dice Roció de 36 años, que viene desde Buenos Aires con muchas expectativas.
Angélica es de Misiones, es su tercer Encuentro y explica que su participación está vinculada a dos grandes ejes que atraviesan su vida en la provincia norteña. “Una es sobre los ríos, o sea, especialmente sobre el medio ambiente, tenemos problemas con el río Paraná porque no es libre y con la nueva ley que nos deja sin costa. Entonces, generalmente me voy a los talleres de medio ambiente. La otra problemática en Misiones, que es terrorífica, es la trata de personas y la adopción ilegal de niños; como ya en talleres anteriores nos han escuchado, hemos podido elevar nuestras conclusiones a Cámara, seguimos viniendo para mejorar la cuestión”.

Algunas mujeres como Angélica es la primera vez que participan del Encuentro y lo hacen con expectativas de ser parte del debate, que hoy en Argentina dejó de ser de pocos para ser intensamente masivo. “Vengo porque tenemos que ganar protagonismo en todo el plano político, en el plano social, empoderarnos como mujeres, nos están matando por todos lados. El machismo está muy incrustado en la sociedad, el patriarcado, y la verdad que esa situación se tiene que dar vuelta, somos un montón además”, remarca contenta.

Desde la Comisión Organizadora confirman que una de las características principales de esta edición, además de la impresionante masividad de la asistencia, es el componente juvenil. Noel Gassmann, integrante de la Comisión Organizadora, asegura que “este año hay muchísimas jóvenes y con muchas ganas de ser protagonistas de estas luchas”. “El Encuentro demuestra nuevamente que es una herramienta para las miles de pibas que buscan enfrentar los problemas que tenemos en esta sociedad, por el solo hecho de ser mujeres”, subraya.

Pero además están “las encuentreras”, esas miles de mujeres que año a año recorren cientos de kilómetros para llegar hasta la sede, que al final del Encuentro anterior se haya elegido por ovación como sucederá este lunes en el Monumento Nacional a la Bandera.

“Tengo muchos… Muchos Encuentros sobre mi espalda y en mi corazón”, dice Teresa, y explica que sus expectativas están puestas en que “el Encuentro crezca, que haya unidad, que descendamos el tema género, género y clase, porque esto nos atraviesa a todos, a hombres y a mujeres”. Agrega que es importante participar para que “los gobiernos tengan en cuenta a las mujeres, basta de femicidios, basta de trata, basta de abuso infantil y trabajo esclavo infantil, por eso estamos acá”.

No solo participan mujeres que viajan cientos de kilómetros, sino que muchas rosarinas no quieren dejar de ser parte de este fenómeno que comenzó en 1986 con una reunión de 1.000 mujeres y hoy agrupa a unas 70 mil.

Ese es el caso de Mariana, que participa desde el Centro de Acción Familiar (CAF) de Barrio Ludueña y plantea que su expectativa es “concientizarnos de la fuerza que tenemos como mujeres, de nuestros saberes, de nuestro saber hacer, y de la belleza que emanamos cuando somos tantas”. “Es para mí emocionante que se realice el 31° Encuentro de Mujeres acá en mi ciudad”, celebra.

A pesar de las diferencias geográficas, políticas o de edad, un denominador común recorre a las mujeres que van dando su testimonio: la necesidad de encontrarse. “Los talleres nos permiten descubrir que no estamos solas, que podemos juntarnos para dejar de lado nuestros sufrimientos y cambiar la realidad de nuestro país”, explica la web del Encuentro. http://encuentrodemujeres.com.ar/ En los talleres de este año el fenómeno y la necesidad de participar está más claro que nunca.

“Más allá de los talleres a los que uno pueda participar, según su interés y sus actividades, siempre venir al Encuentro te empodera y volvés diferente. Una vuelve empoderada como mujer. Y este año espero llevarme eso y espero encontrarme con más mujeres y conocer más experiencias, como cada vez que vengo”, sintetiza Sol que llega a Rosario desde Buenos Aires.

Suelen decir las “encuentreras” que algo cambia en cada mujer que participa, y habría que agregar que además el Encuentro Nacional de Mujeres va cambiando al país cada año que pasa y se vuelve más y más masivo.