Martes, 04 Octubre 2016 16:02

Fernanda Serna: El caso se postergó otros 20 días

Escrito por  Sofía Arnoldi - Fotografías: Julieta Pisano

La semana pasada tuvo lugar una nueva audiencia por el caso de Fernanda Serna, quien sufrió quemaduras en el 45 por ciento de su cuerpo tras ser atacada por su ex pareja. La Fiscalía pidió pasar a un cuarto intermedio por 20 días, al considerar insuficientes las pruebas contra el agresor, quien permanece en libertad. “Que estén por cerrar la causa es porque no hubo un trabajo de Fiscalía, dejaron pasar los tiempos procesales”, cuestionó Fernanda.

La audiencia se realizó el jueves pasado en Tribunales Provinciales hasta donde se trasladó Fernanda, junto a su abogado Juan Pastura. También la acompañaron Eva Domínguez (cuñada de Vanesa Celma) y Marisa Witmann, abogada del Teléfono Verde -dispositivo de atención integral de violencia de género impulsado por Desarrollo Social de la Municipalidad de Rosario. 

“La audiencia fue horrible, me masacraron”, definió Fernanda. A su vez, remarcó el escaso tiempo que le otorgaron para prepararse física y emocionalmente: “Recibí un llamado y me avisaron que en 36 horas sería la audiencia. No hay un detalle que no esté armado”, argumentó.

En diálogo con La Brújula, subrayó que sólo se tuvieron en cuenta las últimas pericias llevadas a cabo, “hechas por un bombero, ya que en Santa Fe no hay peritos acordes para evaluar la mecánica de cómo fueron los hechos”. “Nada serio, siendo que tengo pericias hechas desde un principio”, enfatizó.

Al respecto, afirmó que las pericias realmente importantes son las que fueron tomadas al principio de la causa, de una extensión de veinte hojas de su testimonio y solamente dos de Oscar S., actual empleado del Poder Judicial y gozando de libertad. “Él está totalmente impune, es amigo de los jueces”, denunció. Y agregó con indignación que “en su pericia, el señor indica que le estresan las movilizaciones contra la violencia”.

Según la fiscal Raquel Almada, no son suficientes las pruebas que presentó Fernanda en contra de su agresor: desde perfiles de Facebook truchos, mensajes, las marcas de violencia del cuerpo, el parte médico del Sanatorio Británico (al cual llegó aquella noche quemada), y las marcas emocionales. “No está imputado en la causa directamente”, cuestionó.

En ese marco, se resolvió pasar a un cuarto intermedio por veinte días, hasta el próximo 18 de octubre. “Jamás esperé tener justicia, yo estaba preparada. Y jamás acepté nada de dinero como ellos dicen”, expresó angustiada. Además, comentó que la sala era muy pequeña y por ello fueron pocos los que pudieron ingresar: “Que estén por cerrar la causa es porque no hubo un trabajo de Fiscalía, no se hizo nada de lo que se tendría que haber hecho”, sentenció.
Y culminó la entrevista con palabras certeras: “Ellos hacen algo si seguís siendo una víctima”.

De lo que se resuelva en la próxima audiencia dependerá la estrategia que siga el abogado. Mientras tanto, Fernanda aseguró encontrarse bien acompañada por su familia, la multisectorial de mujeres y gente de su entorno que están firmes para que no baje los brazos.

“Lo veo y tiemblo”

La noche del 17 de mayo de 2013 marcó para siempre la vida de Fernanda Serna cuando su ex marido la prendió fuego quemándole el 45 por ciento del cuerpo.
Previo a este hecho de violencia física, padeció durante ocho años de relación y algunos de convivencia, humillaciones y hostigamientos por parte de Oscar S. Luego de estar internada 35 días y con varias operaciones, sin trabajo, con programas de rehabilitación, no le quedó otra opción que volver a su casa. A partir de allí la situación empeoró, golpes, amenazas de muerte, privación de la libertad, incomunicación con sus familiares.

En conversación con La Brújula, Fernanda contó una de las tantas formas de violencia que le tocó vivir: “Me sacaba el plato de comida para que no engorde un gramo”. Su caso se popularizó el día que ella junto a otras mujeres víctimas de violencia de género se encadenaron en Tribunales en representación de lo que sienten ante sus agresores.
“Lo veo y tiemblo”, resumió Fernanda, quien hoy continúa su lucha y acompaña la de muchas mujeres que vivieron y viven en carne propia situaciones de violencia de género, aunque no niega llevar consigo el temor de encontrarse con su agresor.

Las personas que sufren situaciones de violencia de género pueden comunicarse todos los días las 24 horas con el Teléfono Verde 0800 444 0420