Jueves, 15 Septiembre 2016 01:04

Pibe Chorro, un documental de rostros distintos

Escrito por  Veronica Pilatti

A pesar de las controversias que desató, “Pibe Chorro” se proyectó en distintos lugares de Rosario. El documental busca instaurar un debate en torno a la violencia y los delitos en que se encuentran rodeadoslos adolescentes de barrios marginales. De las proyecciones participaron integrantes de la producción, incluyendo a su directora Andrea Testa.“Es una película de rostros que hablan”, explicó.

En su sinopsis, “Pibe Chorro” se presenta como “un documental ensayo que busca interpelar la construcción social que existe sobre el delito y la violencia para repensar la problemática de los niños y niñas que nacen con sus derechos básicos vulnerados y con pocas posibilidades de pensar y desear un futuro”. Estrenado el 8 de junio, ya cuenta con más de 8.000 espectadores y fue presentado en distintos lugares tanto dentro como fuera del país. Fue producido por Pensar con las Manos y por el Colectivo Hombre Nuevo.

En un principio la película iba a ser proyectada en el cine Arteon, bajó el marco del espacio del INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales) Rosario. Sin embargo, a una semana del estreno responsables del cine suspendieron las funciones argumentando que "la ciudad se ve conmovida por la situación de inseguridad que se vive todos los días", por lo que consideraban necesario "dejarla para más adelante,cuando se enfríe la situación que está bastante caliente". Tras estas controversias distintas funciones fueron organizadas en espacios paralelos, logrando así quese proyectara desde el viernes 9 al domingo 11 de septiembre.

Deconstruir discursos

Para dar cuenta de la intencionalidad de la película, FranciscoMárquez, asistente de dirección, explicó que busca “borrar los discursos de la clase media sobre los pibes”; cuestionando esos discursos cargados de valores negativos. En tanto, Andrea Testa agregó que  “es una película de rostros que hablan”, donde una de las motivaciones era “descubrir un rostro nuevo, distinto”. Siguiendo esta idea, se exhiben numerosos primeros planos, donde cada personaje habla desde su lugar señalando contradicciones en relación a esta problemática.

Otro de los recursos que utiliza el film son las poesías de Vicente Zito Lema invitando a reflexionar desde la literatura. Este orador pone en jaque discursos estigmatizantes en torno a estos niños, con versos como: “Cuando abriste los ojos ya eras un niño muerto con los ojos cerrados”, o estos chicos “son condenados por el delito de nacer en y cuando no se debía”.

El punto de partida del documental es la muerte de Gabriel, un joven militante de 17 años asesinado por un chico de su misma edad.Este hecho ocurrió a finales del 2010, luego de que el equipo había comenzado a grabar el documental. Al respecto, Testa señaló:“Luego de la muerte de Gaby, se replanteó todo. Empezamos a abrir un poco, en pensar a Gaby como uno más, por eso la universalidad de que es ese rostro que está en esa imagen como un identikit que podría ser muchos otros pibes. También decidimos no poner placas ni decir dónde, ni cuándo, porque entendíamos que es algo de este sistema y atraviesa todos los gobiernos”.

De esta forma, se remarca la importancia de los rostros, donde se intenta romper con la imagen creada por los medios hegemónicos. Incluso, el título de la película tiene un significado al principio, que es puesto en tela de juicio a lo largo del rodaje. “Al final, cuando vuelve a aparecer este título se vuelve pregunta, ¿qué vamos a hacer con esta vida que va a nacer en el mismo contexto?, ¿qué vamos a hacer con estos posibles pibes chorros?”, apuntó la directora.

Justicia y seguridad, ¿para quién?

Pensando el cine como un lugar colectivo, luego de cada proyección se abrió un espacio de reflexión. En Rosario, las distintas marchas por justicia y seguridad fueron debatidas cuestionando algunas de sus reivindicaciones,sobre todo,el pedido de militarización de los barrios.Se discutió el trasfondo de esta situación, donde la seguridad que se está hablando es una en términos represivos, y donde no son consideradas las reivindicaciones de los sectores populares, cuyos derechos son vulnerados.

En ese marco, Gloria Viedmaseñalóla mirada del equipo de producción: “Nos posicionamos desde un lugar que más mano dura no tiene nada que ver con pelear contra la inseguridad”. Y ahondó: “Me parece que herramientas de este tipo tienen que ver con cuestionar el sistema en general. Tienen que ver con un sistema que genera desigualdad y las instituciones del Estado, que produce esa opresión a la mayoría de la sociedad”.

Una de las contradiccionesmarcadas por Testa fue no negar el dolor o el miedo de distintos sectores; sin embargo, remarcó que “es peligroso que la gente salga a pedir más mano dura”. Resulta necesario pensar “de qué manera dialogar con eso, la película fue pensada para dialogar con esa gente”, sentenció.

Trailer