Viernes, 17 Junio 2016 21:36

Un fallo contra la violencia de género

Escrito por  Natalia Navarro - Fotografías: Julieta Pisano

Luego de dos años de lucha, Aurora Arias logró que la justicia condenara  a 4 años y 8 meses de prisión a su ex pareja, César Frate, por haber atentado contra la vida de la pequeña hija de ambos en junio de 2014. En dicha ocasión, el hombre amenazó con arrojarse junto a la niña  de 4 años desde el décimo piso de un edificio céntrico, mientras enviaba mensajes intimidantes a Aurora.

 

Durante el mediodía de ayer, en los pasillos del primer piso de Tribunales Provinciales, la docente y psicóloga Aurora Arias, finalmente pudo decir con emoción “ya no voy a necesitar más esto”, mientras sacaba un botón de pánico de su bolso y se lo mostraba a un grupo de mujeres que la rodeaba y esperaba para saludarla y abrazarla. Es que minutos pasadas las 13 horas, había sido condenado a prisión César Frate, su ex pareja y padre de su hija de 4 años, por atentar contra la vida de la niña, cuando amenazó con arrojarse junto a ella desde el décimo piso de un edificio, mientas exigía la presencia de su madre.

Por ese hecho, el tribunal  integrado por la jueza Patricia Billota y los jueces Juan Carlos Leiva y Javier Beltramone, sentenció al hombre a la pena de 4 años y 8 meses de prisión por los delitos de abandono de persona agravado por el vínculo y amenazas coactivas. El fallo fue dividido en cuanto a la cantidad de años y el monto que pesó sobre el condenado: el Dr. Beltramone pidió 3 años, mientras que por mayoría se impuso la pena impuesta por el Dr. Billota y Dra. Leiva

El juicio comenzó el pasado martes 7 de junio y se extendió hasta el viernes 10, día en el que se leyeron los alegatos. Allí la defensa de Frate, representada por el doctor Julian Saín solicitó la absolución de su cliente; el fiscal Miguel Moreno pidió una pena de 6 años, mientras que los  abogados querellantes integrantes del Centro de Atención Judicial (CAJ), Valentín Hereñú y Giuliana Tagliatti, consideraron la pena de 7 años.

Las pruebas de una relación violenta

Durante el transcurso de las audiencias, diferentes testigos dieron cuenta de lo que Aurora   afirmaba desde que recurrió a la justicia: que el suceso en cuestión fue el corolario de una relación violenta que duró varios años. El primer día, la mujer contó lo que vivió desde que conoció a Frate en 2008, y los hechos que acontecieron desde 2011, cuando se separaron. A partir de ese momento comenzaron los hostigamientos a punto tal de que fue interpuesta una orden de restricción de acercamiento de Frate hacia Aurora y un régimen de visitas respecto a la hija de ambos.

Fue en esa circunstancia en la que Frate procedió a mostrarse desde la terraza de un edificio ubicado en Italia a 900. Era la tarde del 21 de junio de 2014, durante plena euforia mundialista, cuando Aurora comenzó a recibir mensajes de parte del padre de la niña alertándole de sus intenciones. Uno de ellos decía: “Si querés vernos, miranos por tv o vení por calle Dorrego, en el estacionamiento de La Gallega. En 10 minutos estamos en la cornisa del piso 10 y nos vamos a ver a los abuelos de Irupé”.

La postal del hombre en la cornisa sosteniendo a la menor que se difundió luego por los medios, fue tomada por Marcelo Massueli, fotorreportero de El Ciudadano, cuya redacción se encuentra en la misma manzana del edificio. Junto a personal de Bomberos Zapadores y de la Comisaría 2°, fueron los primeros testigos del hecho. En sus declaraciones, tanto Masuelli como Carlos Rodríguez (jefe de la comisaría 2ª) y Pedro Ramírez (bombero)  coincidieron en que Frate sostenía a la nena de una pierna y de un brazo y la balanceaba sobre el borde, mientras  exigía presencia de la madre. Luego de maniobras disuasivas, lograron deponer su actitud y devolver a la pequeña con Aurora.

Por su parte, la defensa representada el Doctor Julián Saín, tanto en las audiencias preliminares como durante el juicio aseveró que la conducta de su cliente no se podía enmarcar dentro del abandono de persona ya que la vida de la niña no estaba en peligro, por la presencia de los bomberos y de la policía. Sostuvo, en cambio, que  "fue imprudente". Y comparó el accionar de Frate con el de un motociclista que lleva a un niño sin casco y con el episodio en el que el cantante Michael Jackson sostuvo a su pequeño hijo de una pierna desde un balcón. Concluyó que "la conducta de Frate es parte de la relación disfuncional que mantenía con Arias”.

Por una perspectiva de género en la justicia

Luego de conocer la sentencia, los abogados querellantes, Valentín Hereñú y Giuliana Tagliati, se mostraron satisfechos con la pena. “La condena siempre es importante. Es mayor a tres años, lo cual la hace de cumplimiento efectivo. Estamos contentos por eso y esperamos que en el fallo se contemple la perspectiva de género que intentamos incorporar como integrantes del CAJ durante del proceso”, sostuvo Tagliatti.  En este sentido, como miembro de ADEMUR (Asociación de Mujeres Resilientes), Aurora  destacó el acompañamiento de diversas organizaciones feministas que estuvieron presentes en todas las instancias del proceso y que le brindaron acompañamiento en otras instancias en las que sufrió violencia.