Miércoles, 30 Noviembre 2016 13:37

Soy mi Trabajo: El Ciudadano / Cooperativa La Cigarra

Escrito por  La Brújula
Valora este artículo
(0 votos)

En un contexto político y económico donde se encrudecen los ajustes, cierres y despidos, aparece la Cooperativa La Cigarra. El proyecto de los trabajadores de El Ciudadano surgió luego de que, en octubre pasado, el grupo Indalo Media anunciara el cierre del diario del empresario Cristóbal López. Cerca de 60 trabajadores decidieron organizarse y darle inicio a un nuevo capítulo en la historia de uno de los medios gráficos más importantes de Rosario. El lunes pasado debieron dejar las instalaciones de Dorrego 972 y trasladarse a un nuevo espacio de trabajo, ubicado en Ovidio Lagos y Brown.

Ante esta grave situación, que no sólo afecta a los trabajadores de prensa sino también a la diversidad de voces en la ciudad, decidimos mostrar su proceso de reorganización y apuesta colectiva. Estuvimos en las nuevas instalaciones del diario, hablamos con los trabajadores, y aquí compartimos sus testimonios y su lucha.

Trabajo realizado por el Equipo de Fotografía y Cronistas de la Cooperativa de Comunicación La Brújula

 

 

Juan Aguzzi – Sección Cultura y Espectaculo

“Trabajo en el diario hace 18 años, con muchas historias de cierres; pero gracias al empeño, el esfuerzo y la pasión de los trabajadores logramos la permanencia. Soy editor de la sección de Espectáculo y Cultura, y vocal de la cooperativa La Cigarra, que gestionará a El Ciudadano”.

“Estábamos acostumbrados a esta posibilidad de cierre, sobre todo en los tiempos que corren. Sabíamos que la cosa estaba muy difícil, ya que los empresarios nos utilizan para sus intereses personales. Nosotros tuvimos otra experiencia cooperativa hace siete años, que duró muy poco; en esos momentos hubo un interesado y a nosotros nos cerró la propuesta, ahora es diferente, hay una conciencia de los trabajadores de llevar un proyecto de cooperativa”.

En esta etapa, se abre un camino con nuevas expectativas: “Hay una situación interesante por el caudal de gente que trabaja, una cosa intrínseca de que esto es viable”. Además, los trabajadores cuentan con la solidaridad de muchos sectores. “Desde un principio, los colegas nos manifestaron su apoyo y de un arco muy ecléctico que incluye lo institucional, que viene por parte de la Municipalidad y la provincia; también de las organizaciones sociales y gremios, ya que siempre les brindamos espacio. Toda esa conjunción hace que uno se entusiasme. Ahora debemos gestionar todo, por ejemplo lo administrativo, roles que antes hacía la empresa. El aprendizaje lo va a dar el rodaje de esta nueva experiencia y sabemos que es importante otra voz en la ciudad”.

 

Miguel Passarini – Sección Cultura y Espectáculo

“Estoy desde que surgió El Ciudadano, en 1998. Son 18 años. Al comienzo, trabajé en Información General, que era como la cocina del diario, pero mi especificidad es en Espectáculo y Cultura”. 

“Recuerdo que entré al diario con 29 años, tenía poca experiencia y aprendí todo el oficio periodístico. Es que la redacción de un diario es un espacio de aprendizaje enorme; vos podés saber escribir pero aprender la lógica de los tiempos del periodismo gráfico, solo se aprende en los diarios”.

La noticia del cierre no sorprendió a Miguel: “Es el séptimo cierre del diario y es la segunda vez que somos cooperativa. La historia del diario está teñida por los sucesivos cierres y los cambios de empresas y multimedias. Hemos pasado por diferentes etapas y creo que el destino es el de ser una cooperativa, porque evidentemente le interesa más a la gente que a los empresarios”.
“Y esa es la idea que me alentó a quedarme, creo que si vuelve un empresario me hubiese ido porque no me interesaba seguir trabajando en un proyecto que no me representa. Como periodista y comunicador quiero contar lo que creo tengo que contar, y para eso este espacio es ideal. De allí que mis expectativas son las mejores. Creo que este proceso se va a visibilizar mucho más y hay en la opinión pública, en el ambiente, un interés por sostener este tipo de proyectos”.

 

Enrique Genovar – Sección El Hincha

“Trabajo en El Ciudadano hace siete años, siempre en la sección de Deportes, junto a Guillermo Ferreti llevamos adelante la información de Rosario Central”. Como delegado del sindicato, Enrique fue uno de los primeros en enterarse del cierre: “Fue un dolor terrible”, asegura y remarca que “el aguante de la familia es fundamental, sin esto sería complicadísimo”. “Nos mudamos y desde el miércoles que estamos doce horas acá peleando para que esto salga, y la familia siempre apoyando”, agregó.

“El esfuerzo va a valer la pena, me parece que es posible el sostenimiento de este medio. Rosario es muy grande y tenemos muchas ideas que podemos plasmar, antes no se podía porque trabajábamos para una empresa. Hay compañeros que viajan, escuchan y van a congresos para traer esas experiencias al diario”.

El aprendizaje para los trabajadores del diario ha sido enorme: “Se generaron nuevos lazos entre nosotros y nos relacionamos con compañeros que antes solo nos saludábamos, ya que cada uno estaba metido en su sección. Nos comenzamos a conocer y nos hicimos fuertes, apostamos al crecimiento. Estamos esperando la matrícula y el CUIT, nos hemos juramentado con los compañeros no tocar un peso hasta marzo, subsistir con la indemnización y a partir de ahí empezar a tener un sueldo digno”.

 

José Odisio - Sección El Hincha

“Estábamos preocupados, sabíamos que el grupo Indalo quería desprenderse de algunos medios y en septiembre nos anticiparon lo que iba a pasar. Todo fue demasiado rápido, ya que en octubre nos dijeron que la empresa se desprendía del diario. Fue un golpe duro, si bien algunos tenemos trabajo en otros medios, este el ingreso más importante”, cuenta José, que desde 2004 trabaja en El Ciudadano: “Cuando todavía era de Eduardo López”, aclaró.

La solidaridad ha sido crucial en este proceso. “Tenemos el sindicato que nos mantiene la obra social. El apoyo familiar es fundamental, nos da fuerza para seguir con este proyecto, y también los medios gubernamentales, las pautas son importantes para el sostenimiento”.

“Estamos ante la oportunidad de demostrarles a todos que esto pude funcionar igual, con la estructura adecuada, lograr eso puede ser un bastión importante para observar. Te das cuenta que nada es fácil, al grupo nos fortaleció, estamos todos en comunión”.

  

Arlen Buchara – Sección Policiales

“Me había ido de viaje y una amiga me envió un audio diciendo que había cerrado el diario”. Arlen tuvo sensaciones encontradas al recibir la noticia: “Fue gracioso y triste, porque siempre nos reíamos diciendo ‘si el diario cierra, ¿te avisamos o no te avisamos?’”. Pero finalmente el momento llegó, después de cuatro años de trabajo, primero en la sección Ciudad, en el suplemento Mundo Laboral y luego en Policiales.

La decisión de apostar a un proyecto colectivo no fue fácil. “Pensé en un montón de cosas, en porqué es importante que este diario esté abierto, en lo cansador que es lucharlo y convivir con malas condiciones de trabajo. Pero también hay mucho cariño por la profesión y el diario es una fuente de trabajo posible. Si bien nos va a llevar tiempo, pensamos que de esto tenemos que vivir como vivíamos antes”.

“Este proceso me ha enseñado a tener calma. Cada día es como cinco años de cansancio, de alegrías, de tristezas. Estamos pasando por varios estados de ánimos, porque de repente nos vimos en el lugar de desocupados que seguimos ocupados y tenemos que hacer una empresa recuperada. Creo que sentir tantas emociones es lo que nos mueve a estar acá, porque nos importa”.

 

Agustín Aranda – Sección Ciudad y La Región

Agustín confiesa que no pudo dormir “durante un par de días”, tras conocer la noticia del cierre del diario. Hace 6 años que trabaja en El Ciudadano, primero en la web, luego en Policiales y Ciudad. “Fue difícil saber que tenías que seguir yendo a laburar en un proyecto que no tenía futuro inmediato. Cuando se pierde un laburo hay que hacer un duelo y esa es una instancia complicada porque toca el orgullo, y más en este grupo de trabajadores que hacen un esfuerzo para lograr un trabajo digno y respetable. Nos rompió un poco el corazón”.

 

“Entendimos que el camino que debemos seguir es hacer periodismo y formar una redacción que funcione como empresa pero con los preceptos del cooperativismo, que tienen que ver con la idea de democracia, con la igualdad de los compañeros”.
“Decidí quedarme porque quiero a este diario, porque está la gente que me enseñó a hacer esto. Cuando cerrás un medio, estás permitiendo que haya menos historias y perspectivas, y eso no nos viene bien como sociedad”.

“En el periodismo hay cosas que necesitan ser seguidas y militar la continuidad de los casos judiciales, para que no se pierdan. Esto me ha enseñado que lo importante es trabajar con la mayor honestidad intelectual posible, para saber cómo atribuir hechos y establecer qué es lo real”.

 

Pablo Soria – Sección Deportes

Pablo es cronista desde que inició el diario: “Desde cuando todavía no había salido a la calle”, relata. “Siempre estuve en Deportes con distintas funciones, cubriendo en un principio fútbol de ascenso, polideportivo, después empecé a hacer la cobertura diaria de los clubes de fútbol rosarinos; además nos han tocado coberturas de campeonatos de selecciones nacionales”.

“Creo que trabajar acá 18 años equivaldrían a 30 años en un diario como Clarín, donde tenés todo servido. Acá hemos vivido muchas cosas buenas y malas, como cierres en 2000 y 2008. Hemos soportado un montón de tormentas y nos mantenemos resistiendo, entonces es un aprendizaje constante”.
“Me siento orgulloso de este grupo, de todo lo que hemos trabajado en estas últimas semanas para seguir mirando hacia adelante, no revolver en el pasado, no lamentarse en las cosas que no fueron; pero sí hacer una autocrítica de los errores y empezar otra etapa”.

 

“De la noticia del cierre nos enteramos hace un par de meses y lo tomamos con cierta preocupación. Lo bueno es que siempre he tenido el respaldo de mi familia para hacer mi tarea periodística en una plaza tan difícil como Rosario; siempre tenés altibajos, siempre estás luchando y buscando nuevos emprendimientos, nuevos proyectos, nuevos desafíos”.
“Por eso siento que tengo algo más para dejar en este diario, que no me puedo ir de esta manera. Este diario me abrió las puertas, la oportunidad de hacer periodismo, es algo que lo sentimos como propio”.

“Esperamos que los rosarinos entiendan la importancia de tener un medio de comunicación más a nivel gráfico y que entre todos los que hacemos El Ciudadano podamos tener un trabajo digno, bien remunerado. Ahora somos las personas que vamos a definir nuestro destino, es una responsabilidad enorme”.

 

Visto 241 veces Modificado por última vez en Jueves, 01 Diciembre 2016 21:48