Una mirada popular y soberana sobre la producción y el campo argentino. Un abordaje de las problemáticas agrarias desde la perspectiva de los intereses de los pequeños y medianos productores, los trabajadores rurales, los pueblos originarios y los pueblos del interior. 

Con nuevo formato digital y la data de siempre

 

Identidad de una región deportiva

Escrito por  Gisela Rodríguez

Las historias de los pueblos comienzan alrededor de los núcleos sociales, donde la comunidad se reúne para compartir una misma historia. Leyendas, hazañas y glorias de épocas pasadas se entremezclan en los relatos de las diferentes generaciones. El municipio de Las Rosas se denotó desde su fundación como un centro neurálgico caracterizado por el gran número de instituciones deportivas y de recreación, donde se potenciaban los lazos de igualdad ante la diversidad de etnias.

 

 

El ferrocarril y la llegada de inmigrantes ingleses, alemanes y norteamericanos generaron un reconocimiento importante para la región, poblándose a pasos agigantados las tierras fértiles del suelo santafesino. Luego de las horas de trabajo resultaba indispensable contar con vecinales y asociaciones que contuvieran a los ciudadanos. El crisol de razas confluyó, entonces, en los diferentes espacios que se conformaron a partir de los propios habitantes. Más de una veintena de entidades desempeñan hoy actividades deportivas y recreativas en sus instalaciones, generando ideales de superación, identidad y cultura.

En los primeros días de abril de 1947 se concretó una ilusión que los aldeanos proyectaron para su sociedad y para el futuro de sus hijos y nietos. El Club Atlético Almafuerte nació el 2 de abril, y bajo su color celeste comenzó a expandir los lazos a la comunidad. En la actualidad, el polideportivo concentra gran cantidad de sectores, brindando pluralidad y diversidad para los asociados. Más de 700 deportistas se entrenan y compiten en las 12 disciplinas que se ofrecen.

 “El Club Atlético Almafuerte nació el 2 de abril, y bajo su color celeste comenzó a expandir los lazos a la comunidad”

Desde los primeros años de edad los jóvenes se consolidan detrás del fútbol, o simplemente disfrutan de las veraniegas tardes en la pileta y en el camping de la institución. Durante los meses de enero y febrero se realizan continúas actividades en el marco de la colonia de vacaciones. Campamentos, juegos y disfraces nunca faltan para que los más pequeños desarrollen sus días dentro del club, bajo la contención de profesores y profesionales capacitados.

Competitivamente existen también otras opciones como el karate y el básquet, disciplina que se desempeña en la Liga Cañadense. Los entrenadores proyectaron el deporte desde sus inferiores, generando una cantera de basquetbolistas de gran nivel. Las categorías previas a la Primera se coronaron en reiteradas oportunidades. El pasado año las divisionales sub-13 y sub-15 obtuvieron el campeonato, enmarcando un gran nivel para el futuro de la máxima competencia.

Las damas crearon su propio paradigma a partir del voley y sus buenos rendimientos dentro de las canchas. El equipo de mayores obtuvo en el 2012 un primer puesto en la liga, y los directivos continúan apostando a la práctica de la disciplina para sus asociadas. El hockey también se impone dentro de las actividades destinadas para las niñas y mujeres. En el trayecto establecido desde la Escuelita hasta la Primera División se concentran gran cantidad de alumnas y jugadoras representantes del Almafuerte.

 “Más de 700 deportistas se entrenan y compiten en las 12 disciplinas que se ofrecen”

El club cuenta, además, con prácticas de gimnasia artística, desde las más pequeñas del Grupo Jardín hasta las jóvenes de nivel competitivo y precompetitivo. La música y la armonía corporal desandan de igual manera las pistas de patín improvisadas que se generan en todo el municipio. Las instalaciones de la entidad brindan esa posibilidad a los jóvenes de diferentes sexos, que luego de los entrenamientos salen volando sobre ruedas.

Aquellos gloriosos muchachos

En la historia del club resuenan los ecos del pasado bajo la figura de hazañas deportivas. En las retinas de los socios más añejos se vislumbran los campeonatos futbolísticos de 1985 y 1986. Consecutivamente, Almafuerte obtuvo los lauros del primer lugar en el fútbol mayor, produciendo en la actualidad estructuras deportivas que le permitieron retomar la gloria.

Muchos de esos viejos muchachos comparten hoy los días dentro del club con sus hijos y nietos. Éste les ofrece el espacio deportivo a través de los campeonatos de bochas, reuniendo a los asociados detrás de los torneos de truco y canasta. En el 2012 se realizó el primer “Encuentro Departamental de Nuestros Mayores” en las instalaciones de la entidad, fomentando las posibilidades de las diferentes generaciones.

 “En las retinas de los socios más añejos se vislumbran los campeonatos futbolísticos de 1985 y 1986”

El tenis y el paddle son más disciplinas que se desarrollan en el establecimiento de Las Rosas, complemento de los torneos internos en las canchas de fútbol 5 y las competencias de rugby infantil y mayor.

La inclusión proyectó una identidad propia que contempló actividades interdisciplinarias tras la denominación de “Almafuerte Solidario” y una comunidad virtual para seguir conectados desde Internet. Los afiliados poseen la opción de ingresar a los beneficios de una asociación mutual, que contempla y protege sus necesidades cotidianas. Un total de 1.800 asociados que transmiten pasiones, encuentros y el orgullo de pertenecer al Club Atlético Almafuerte.

     “Un total de 1.800 asociados que transmiten pasiones, encuentros y el orgullo de pertenecer al Club Atlético Almafuerte”

Ediciones de SURsuelo